El clima en Neuquén

icon
12° Temp
54% Hum
La Mañana norte neuquino

Las egresadas de las lejanas tierras del norte neuquino

Emiliana y Martina terminaron el primario en la Escuela 236 del paraje Pichi Neuquén, que sobrevive para no cerrar sus puertas. Quedará con una sola alumna.

La educación siempre es el camino. Es la que abrirá puertas a una infinidad de oportunidades. Más en la actualidad donde la tecnología es dueña y señora. Sin embargo todavía hay lugares donde el tiempo parece haberse detenido y donde todo sigue siendo simple y manual. Allí, en los últimos rincones del norte neuquino, las escuelas que supieron ser faros de la cultura y educación las fueron olvidando y están prácticamente condenadas a desaparecer.

Esas escuelas siguen vivas y con sus puertas abiertas gracias a la garra, el entusiasmo y la buena voluntad de trabajadores de la educación que le hacen verdadero honor a la frase: “Hacer Patria”. La escuela primaria 236 “Gendarmería Nacional” del paraje Pichi Neuquén vive esta tremenda realidad pero sigue respirando, sigue de pie y luchando contra los “molinos de viento” de un presente esquivo.

Nilda Parada, la directora interina del establecimiento, se puso “al hombro” a la escuela y está convencida que mientras haya vida, hay esperanza.

Egresadas norte nequino.jpg
La directora de la Escuela 236, Nilda Parada, junto a Emilia y Martina. El colegio del paraje quedará con una sola alumna de cuarto grado y buscan implementar educación para adultos para no cerrar.

La directora de la Escuela 236, Nilda Parada, junto a Emilia y Martina. El colegio del paraje quedará con una sola alumna de cuarto grado y buscan implementar educación para adultos para no cerrar.

El último viernes le tocó despedir a dos de sus alumnas que egresaron de su ciclo primario y recibieron todas las herramientas necesarias para comenzar una nueva etapa en su vida escolar y personal: serán alumnas del nivel secundario.

El logro fue celebrado por todos, porque todos aportaron su granito de arena para que Martina Marisol Guzmán Leiva y Emiliana Maribel Valdez Alfaro pudieran recibir su diploma de terminación de estudios.

Los chicos van en bici a las escuelas del Norte neuquino

La escuela de Pichi Neuquén tiene más de 60 años de historia y nació por la voluntad de los gendarmes que en épocas de veranadas les enseñaban en los puestos a los niños que iban en los arreos. Con el tiempo se construyó un edificio y se le dio una formalidad a ese precario pero efectivo sistema de educación en plena ruralidad.

A esa misma escuela Martina y Emiliana, cuando hacía buen tiempo, llegaban caminando o en bicicleta. Ambas tienen a sus familias en el paraje Quebrada del Novillo, a unos 3 kilómetros del establecimiento.

Egresadas Manzano Amargo_02.jpeg
Toda la comunidad educativa apuesta a que la escuela 236 no cierre. Tendrá una sola alumna pero un gran corazón en el norte neuquino.

Toda la comunidad educativa apuesta a que la escuela 236 no cierre. Tendrá una sola alumna pero un gran corazón en el norte neuquino.

La directora, oriunda de Las Ovejas, se alberga de lunes a viernes en el lugar que cuenta como únicos vecinos a una antigua posta sanitaria y al destacamento de gendarmería. Aquí trabajan el jefe del escuadrón y cinco efectivos.

“Estoy orgullosa de mis alumnas que hicieron hasta lo imposible siempre por llegar a la escuela y cumplir con sus clases. El apoyo de sus familias también fue fundamental”, sostuvo la directora.

El merecido diploma

Si hay algo que distingue a las escuelas rurales es que cada evento se convierte en un momento único, especial y al que nadie falta por ningún motivo.

Así fue el viernes cuando "la “236" puso sus mejores galas para despedir a Martina y Emiliana. Participaron del acto protocolar la presidenta de la Comisión de Fomento de Manzano Amargo, Malvina Antiñir, y autoridades de Gendarmería y ATEN; entre otros.

Egresadas Manzano Amargo.jpeg
Malvina Antiñir, presidenta de la Comisión de Fomento de Manzano Amargo, acompañó a las egresadas, la comunidad educativa y el gremio ATEN en una celebración importante para el paraje.

Malvina Antiñir, presidenta de la Comisión de Fomento de Manzano Amargo, acompañó a las egresadas, la comunidad educativa y el gremio ATEN en una celebración importante para el paraje.

Uno de los momentos emotivos se vivió cuando Emiliana ingresó a la ceremonia del brazo de su abuelo, al cual fueron a buscar a una lejana veranada en el límite con el vecino país de Chile. También sirve destacar la historia de Martina que se crió con sus abuelos hasta que fallecieron y allí tomó la posta una “tía del corazón” (doña Alicia Neira) que la acompañó todo el tiempo para que ella cumpliera con sus estudios. Igual misión cumplieron cada uno de los miembros de la escuela y vecinos del lugar.

Prácticamente todos fueron sus tutores y los artífices de su egreso. “Sin lugar a dudas la emoción tocó todas las fibras de mi corazón. Yo vi el esfuerzo de cada una de ellas por superarse y terminar sus estudios. Su diploma fue muy merecido y las seguiremos acompañando siempre para que puedan lograr sus sueños”, dijo la aguerrida docente.

Una sola alumna y educación para adultos

Con el egreso de Martina y Emiliana, la escuela 236 de Pichi Neuquén quedó con una sola alumna en su matrícula. Se trata de Keyla Bravo de 10 años y se encuentra cursando cuarto grado. Esta alumna será la destinataria de todos los esfuerzos y la atención para que culmine sus estudios por parte de la planta funcional de la escuela. La misma la componen la directora y maestra de grado Nilda Parada, dos auxiliares de servicios y maestros de clases especiales de huerta, plástica y educación física. El establecimiento es de jornada completa y cumple el período escolar septiembre-mayo.

“Cada día afrontamos el fantasma del cierre de la escuela por falta de matrícula. Hemos hecho un relevamiento en la comunidad y no hay expectativas que en el corto plazo aumente. Aun así seguiremos luchando para seguir siendo una escuela pública y de puertas abiertas”, dijo con fervor la directora.

Nilda Parada más allá de su rol de docente también cumple una importante función social ya que visita todas las tardes y mantiene una cordial y amistosa relación con los puesteros adultos mayores.

“Siempre me invitan a tomar mates con pan casero y me piden ayuda con algunos trámites y estoy muy contenta por ser parte de sus vidas”, señaló. En este camino de que la escuela no se pierda ella misma está dispuesta a hacer un esfuerzo extra.

“Cada día afrontamos el fantasma del cierre de la escuela por falta de matrícula. Hemos hecho un relevamiento en la comunidad y no hay expectativas que en el corto plazo aumente.", dijo Nilda Parada, directora de la Escuela 236. “Cada día afrontamos el fantasma del cierre de la escuela por falta de matrícula. Hemos hecho un relevamiento en la comunidad y no hay expectativas que en el corto plazo aumente.", dijo Nilda Parada, directora de la Escuela 236.

“Ya le he propuesto a mis autoridades superiores la posibilidad de dictar clases para adultos después de las 16 horas cuando terminan las clases comunes”, aseguró.

También indicó con emoción que sería una linda oportunidad y darles una revancha a todos aquellos vecinos que en su tiempo por distintos motivos no pudieron terminar sus estudios. Sería hermoso que un día recibieran también su diploma como lo hicieron Martina y Emiliana”.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario