El clima en Neuquén

icon
17° Temp
51% Hum
La Mañana Felipe Sapag

Neuquén: el discurso de Felipe Sapag en el regreso de la democracia

El 11 de diciembre de 1983 el gobernador iniciaba un nuevo período constitucional en la provincia. Las frases más destacadas ante los diputados.

Hace 40 años el electo gobernador Felipe Sapag brindaba un encendido discurso ante los diputados de Neuquén para dejar iniciado el cuarto período del gobierno constitucional de la provincia, tras el regreso de la Democracia a la Argentina.

En un recinto legislativo colmado, Sapag anunció todas las acciones que pondría en marcha durante su gestión, pero también recamo a los presentes el compromiso de trabajar para mantener el sistema republicano e institucional en el país.

“Desde que se estableció la autonomía provincial, en el año 1958, ningún gobierno elegido por el pueblo logró finalizar el período legal de cuatro años. Tan tremendo testimonio de inestabilidad nos obliga a todos, más allá de las identificaciones políticas, a trabajar incansablemente y luchar con denuedo, para que nunca más se interrumpa el mandato de un gobierno constitucional”, dijo el gobernador que había ganado las elecciones en octubre de 1983.

Destacó que el nuevo mandado significaba la “reimplantación de las formas civilizadas de convivencia, luego del período más dramático de la historia nacional. Nosotros venimos acá a construir, a intentar brindar a los neuquinos y argentinos la dignidad de seres humanos”. Aseguró que el objetivo era “poner toda nuestra capacidad y voluntad en esta sencilla y a la vez tremenda tarea, debemos todos tener presente lo vivido, bajo éste y otros regímenes anticonstitucionales y dictatoriales, no buscando la estéril revancha, porque la democracia prevé los mecanismos adecuados para lograr justicia, sino tratando de encontrar las actitudes, para que jamás los príncipes del terror, los poderosos de facto, los violadores de los derechos humanos, los corruptos de la riqueza malganada, los entregadores a intereses foráneos, los enamorados de la guerra, puedan volver a imponer sus procederes. Ellos casi nos llevan a la disgregación nacional”.

Felipe Sapag y Raúl Alfonsín.jpg

Sapag también hizo referencia a la grave crisis social que había tras los años de dictadura militar. “El desastre económico y social es de tal envergadura, que en el país no se podrá reconstruir el salario, ofrendar la plena ocupación, reivindicar la salud, la educación, la cultura, lograr el techo para todos, en un día, un mes o un año. Quizás, ni siquiera en este período constitucional. Pero en la convicción de que sólo la democracia y la libertad dan las condiciones para conseguir esos objetivos elementales es que debemos condicionar nuestro proceder al sostenimiento del estado de derecho”, sostuvo.

Seis años antes de aquel discurso Sapag había perdido a dos hijos que militaban en la agrupación Montoneros en el período más convulsionado y violento que vivió el país.

“No se trata de imponer nuestras ideologías, de cercenar nuestra acción, de no practicar el apasionante juego de la política, de no señalar los errores. Se trata sólo de comprender cuáles son los límites del gobierno democrático y cuáles son los límites del disenso constructivo”, aseguró.

Felipe Sapag encabezando un acto en 1965.jpg

Discurso de Sapag: frases destacadas

“Aspiramos a dejar este gobierno que hoy iniciamos, dando vivienda a los que hoy no la tienen; trabajo a los que no lo encuentran y salud a los que la requieran, además de paz y libertad para todos”.

“No es lo mismo reclamar ante los poderes nacionales por el federalismo mediante la sola gestión administrativa, que hacerlo con una provincia movilizada. No es lo mismo encarar un programa de erradicación de villas miserias, o la construcción de una red de agua para un barrio, mediante los métodos usuales, que mediante el esfuerzo solidario de todos”.

“La educación tendrá un rol protagónico, ejecutor y transformador de la sociedad. Ello se logrará transmitiendo con valores éticos la problemática neuquina y la dignidad y tradición de ser argentino, regionalizando sus planes y adecuándolos a características propias, con igualdad de oportunidades para todos”.

“En materia de bienestar social, promoveremos la racional y eficiente utilización de los recursos para proteger a los ancianos, a la minoridad desvalida y pobladores carenciados o incapacitados, entregando a todos aquellos que lo necesiten, el apoyo y la mano tendida para brindarles una verdadera justicia social”.

“En vivienda y desarrollo urbano, debemos ejecutar planes de emergencia que atiendan las necesidades urgentes de la población urbana y rural más necesitada, utilizando recursos provinciales y contemplando la posibilidad de esfuerzos ínter-municipales”.

“Incrementaremos la realización de viviendas a través de los recursos que s obtengan del Fondo Nacional de la Vivienda, propiciando líneas de crédito destinadas a la construcción, mejoramiento y ampliación de viviendas particulares”.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario