El clima en Neuquén

icon
10° Temp
76% Hum
La Mañana Ávalos

Trabajo e integridad fueron las claves para que la causa Ávalos avance

Don Asunción traccionó con determinación la causa. Se sumó el idóneo trabajo de la Justicia Federal y la meticulosa tarea de los abogados querellantes.

Debieron pasar 20 años y ocho meses de la desaparición de Sergio Ávalos para que por fin la causa tenga los primeros imputados que son los sospechosos de siempre. El oscuro empresario reginense Pedro Nardanone y su exyerno y esbirro favorito, Patricio Sesnich. Ambos, dueño y encargado del boliche Las Palmas, ya están imputados por la desaparición forzada del joven estudiante oriundo de Picún Leufú ocurrida el 14 de junio de 2003.

Junto con ellos, serán indagados todos los integrantes de la seguridad del boliche. Una troupe compuesta por militares, policías, un municipal y civiles que trabajan en áreas sensibles del local nocturno ubicado en calle Primeros Pobladores.

Estas imputaciones no son un hecho menor porque las realiza el juez federal Gustavo Villanueva que rechazó la causa en 2014 cuando estaba por prescribir y la familia Ávalos buscaba escalarla al fuero federal como un delito de lesa humanidad.

El juez Gustavo Villanueva.
El juez federal Gustavo Villanueva está a cargo de la causa.

El juez federal Gustavo Villanueva está a cargo de la causa.

A Villanueva esta causa se la impuso, ese mismo año, la Corte Suprema de Justicia de la Nación, tras recibir el aval de la procuradora general. Pese a ello, acá es donde se ve la calidad humana y profesional del juez federal.

El magistrado supo conformar un equipo idóneo con el que trabajó al detalle los 28 cuerpos y legajos paralelos que tiene la causa Ávalos. Fruto de ese trabajo acaban de arribar a un punto de inflexión trascendental.

Es de destacar que la Justicia Federal nunca dejó de lado el arduo trabajo de los querellantes Sergio Heredia y Leandro Aparicio cuya empatía con don Asunción Ávalos es admirable.

Abogados de Ávalos.jpeg
Don Asunción Ávalos juntos a sus abogados Leandro Aparicio y Carlos Heredia.

Don Asunción Ávalos juntos a sus abogados Leandro Aparicio y Carlos Heredia.

Mucho de todo lo que se traccionó en la causa tiene que ver don Asunción y su hija Mercedes. Su coraje, determinación e integridad fue sumando voluntades a lo largo de un camino que siempre fue cuesta arriba.

Don Ávalos nunca quiso venganza, siempre pidió y exigió justicia. Lo hizo como pudo y con las herramientas que tenía, pero principalmente demostrando integridad, cualidad de la cual carecen muchos de los que pasaron por esta investigación.

Ahora, ya no solo será la voz de un padre desesperado, ni el relato de un periodista persistente, será la Justicia quien desenmascare a los responsables de esta larga, densa y oscura trama.

image.png

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario