Neuquina en Nueva York: "Vivir acá es terrible, la salud es carísima"

Genziana reside en la ciudad más afectada de los Estados Unidos, con 30.000 casos positivos de coronavirus, y contó a LMN las principales dificultadas de la pandemia.

Alvaro Nanton - nantona@lmnenquen.com.ar

Suena el teléfono y Genziana Pandolfi atiende. Es su jefe, quien tiene fiebre y le cuesta respirar. “Padece todos los síntomas del virus”, asegura la joven neuquina desde Nueva York y continúa: “Por suerte hace más de una semana estoy trabajando desde mi casa y no tuve contacto con él”.

Te puede interesar...

Genziana tiene 29 años y hace casi una década vive en los Estados Unidos. Fue a estudiar crítica y dirección de cine, y se instaló en Nueva York para trabajar en el área de marketing digital, pero jamás se imaginó ver esa ciudad así: “Hay un temor general y más en esta sociedad que es un tanto sensacionalista”.

Nueva York neuquina coronavirus 03.jpg

“Desde el 12 de marzo que estoy trabajando desde mi casa y me autoasilé”, cuenta desde su casa a LM Neuquén, mientras las sirenas de las ambulancias suenan atrás y Nueva York se ubica entre los lugares que más casos positivos tiene en Estados Unidos, superando los 30.000.

“Hay una interna entre el Gobernador y el Alcade -que sería el intendente-, en donde uno quiere cerrar todo y hacer políticas para frenar la pandemia, y el otro, de mayor rango, se opone para que la economía no falle”, explica la neuquina, y opina: “Parece que no entendieran que lo que más importa es la salud, porque -bajo esa lógica- sin salud nadie puede comprar nada, es básico”.

Nueva York neuquina coronavirus 01.jpg

Según desarrolla, el sistema de salud no está colapsado a pesar de la cantidad de casos, “aunque la ciudad tiene un buque militar estacionado en el río con miles de camas ”. Pero el mayor problema de los neoyorkinos son los costos de cualquier tratamiento de salud: “Acá la gente no está acostumbrada a ir al médico porque hay que dejar mucho dinero por consulta. Si vas a una guardia, te pueden cobrar 75 o 100 dólares, mientras si vas a un profesional podés llegar a pagar 150”.

“Hace tres años, tuve neumonía y fui dos veces al hospital. Primero de chequeo y como me seguía sintiendo mal, a la semana volví a ir y me internaron 3 días”, ejemplificó la joven y aseguró que el tratamiento de esas 72 horas "no lo podía pagar, porque correspondía a 18 sueldos de su trabajo"."Tuve que pelearme con mi aseguradora de salud para que me cubriera y terminé pagando muchísimo menos, pero era imposible para mi economía poder afrontar ese costo”.

“La verdad que la salud en Argentina es buena y accesible, acá te cobran por todo y las aseguradoras te reconocen porcentajes y muchas veces te tenés que pelear con ellas para que te hagan los reintegros”, aseguró.

Nueva York y la pandemia

Restaurantes con sus puertas cerradas, luces apagadas y poca gente en la calle. Mucho barbijo dando vuelta y algunos caminando en la calle como “si no pasara nada”. “Acá es como en todos lados, tenés personas responsables que buscan el aislamiento y entienden lo que pasa, y otras que hacen como si el virus no existiera”, describe y continúa: “No es como en Argentina, la policía no está controlando eso en la calle, el Gobierno solo se encarga que estudiantes de medicina y médicos jubilados vuelvan a los centros de salud para ayudar a los profesionales”.

Nueva York neuquina coronavirus.jpg

Genziana está tomando las precauciones necesarias: se toma la fiebre todos los días y mantiene las recomendaciones de higiene. "Acá si tenes algún síntoma en relación al coronavirus, te tenés que quedar en tu casa. No debes ir a los centros médicos porque al final estás distribuyendo el virus por todos lados. En el único momento que podés ir, es cuando padecés problemas respiratorios”.

Hace algunos días, esta joven neuquina habló por teléfono con su jefe y detectó: “Dijo que estaba enfermo y le dolía mucho la cabeza, pero que no tenía coronavirus. Y me fue describiendo todos los síntomas y a mi entender todo apuntaba a que tenía el virus”. Igualmente, la joven se quedó tranquila porque hace más de una semana que dejó de tener contacto con él, aunque está "atenta”.

Desde el living de su departamento, intenta dejar un mensaje: “Quiero que todos estemos tranquilos, porque así podemos pensar mejor e intentar resolver esta pandemia. Hay que entender el problema y quedarnos en nuestras casas”, y concluyó: “Los jóvenes sobre todo, que son los mayores portadores, son quienes tienen que tomar conciencia y ser responsables que pueden hacer mucho mal".

LEÉ MÁS

Una campeona olímpica, de la cuarentena al hospital

Coronavirus: veteranos de rugby montaron camas de emergencia

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído