Ni las mejores promesas logran atraer a médicos

Salud lleva meses buscando especialistas para el sistema público.

ANA LAURA CALDUCCI

calduccia@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN

Desde hace meses está abierta la búsqueda de médicos generalistas, pediatras, tocoginecólogos y otros especialistas en siete hospitales de la provincia. Son vacantes que cuesta cubrir porque hay pocos egresados en la zona. Desde la Dirección de Recursos Humanos del Ministerio de Salud intentan seducir a profesionales de todo el país con anuncios web en los que destacan el “pago de salario en término” y la incorporación a un “sistema sanitario líder en Argentina”, entre otras estrategias de marketing.

La zona más complicada por las vacantes que no se cubren es el norte de la provincia, en particular Chos Malal y Barrancas. En ambas localidades, los anuncios resaltan que los médicos tendrán a disposición una vivienda (ver aparte).

En los demás anuncios, la principal promesa es que estarán “entre los sueldos más altos del país”, que se pagarán “en término” y que trabajarán en un “sistema sanitario líder de Argentina en los últimos 30 años”. También se ofrece “vivir y trabajar en un lugar único”, “excelente infraestructura y equipamiento” y “mejoramiento constante de los indicadores de salud”.

Sin embargo, las frases marketineras no están dando demasiado resultado. Las causas son variadas: faltan especialistas egresados en Neuquén, escasean los profesionales interesados en el sistema público y se liberan muchos cargos por renuncias, traslados y jubilaciones. Para el Sindicato de Profesionales de la Salud Pública de Neuquén (Siprosapune), todos esos problemas se resumen en uno: las condiciones laborales son poco atractivas (ver Minientrevista).

En muchos casos, como el del Heller, ya pasaron los nueve meses de búsqueda. En el hospital, hacen falta generalistas y cirujanos. El jefe de la Zona Sanitaria Metropolitana, Esteban Mango, indicó que incorporaron un médico general en los últimos meses y tuvieron dos que “vinieron a hacer entrevistas y estaban a punto de ingresar, pero después no lo hicieron”. Comentó que tienen otros postulantes en vista y esperan tener suerte.

En los hospitales de Senillosa y Centenario, llevan casi un año con vacantes de generalistas. Silvia Mastrángelo, jefa de la Zona Sanitaria 1, vinculó la demora a que “los puestos a cubrir son más que los que salen de las residencias y quedamos desfasados”.

Contó que tenían faltantes en pediatría, pero nombraron a dos egresados “y nos queda uno”. Con los generalistas, en cambio, buscan sin éxito desde agosto de 2015. Agregó que otra especialidad difícil de conseguir “son los tocoginecólogos”.

“Cada vez tenemos más egresados del Comahue que hacen la residencia en el sistema público; sin embargo la cantidad de gente que egresa no alcanza; hay vacantes, jubilaciones, traslados a otra provincia y siempre surgen huecos”, indicó.

En Zapala, faltan tocoginecólogos, pediatras y clínicos desde junio de 2015. En Junín de los Andes, hace un año que necesitan de todo: pediatras y generalistas, tocoginecólogos y anestesistas. Hoy, hay alrededor de 20 cargos que llevan meses en oferta pública.

Además de los anuncios en la página oficial del Ministerio de Salud, el equipo de Recursos Humanos envía correos electrónicos a los egresados de residencias de otras provincias, hacen ofrecimientos en bolsas de trabajo; pero, por ahora, los postulantes llegan a cuentagotas.

La zona norte está en estado crítico

NEUQUÉN

La zona más complicada hoy por la falta de especialistas es el norte de la provincia, donde la lejanía de la capital y la adversidad climática juegan en contra. La localidad más crítica es Barrancas, que está sin médicos. Le sigue Chos Malal, con dos clínicos para un hospital que requiere por lo menos siete para funcionar.

Antonio Temi, jefe de la Zona Sanitaria III, indicó que tienen tres búsquedas abiertas de profesionales. “Desde abril, en Barrancas no tengo nada, tengo cero; estamos con atención de enfermería que está derivando todo a Buta Ranquil”, recalcó.

Agregó que después pudieron cubrir el plantel en Andacollo, “pero todavía están faltando médicos clínicos en Chos Malal, donde en un plantel mínimo de 7 sólo hay dos”. Esa búsqueda comenzó hace casi dos años y no sólo no completaron el equipo, sino que perdieron algunos profesionales más en el camino. Hoy también faltan un anestesista, un traumatólogo y un oftalmólogo.

Temi explicó que los profesionales que se fueron “pidieron el pase por distintas razones y también se jubilaron”, y nadie los reemplaza “porque desde lo económico no es lo mismo estar en Chos Malal que en Neuquén”.

Como incentivo, se ofrece vivienda institucional, permiso para capacitaciones y flexibilidad municipal “en la adquisición de terrenos”. Para el jefe sanitario, eso no alcanza. Opinó que para atraer especialistas se necesitan “atractivos económicos”, que hoy no forman parte de la oferta.

Minientrevista

“Un recurso humano capacitado tiene su costo”. César Dell’Alli, titular de Siprosapune

¿Por qué cuesta conseguir médicos en el sistema público, sobre todo generalistas y pediatras?

Hace rato que planteamos que, para retener al recurso humano, hay que jerarquizarlo a través de un trato acorde, que no ha sido la constante a lo largo de estos años. Y también un salario adecuado juega un papel importante. Que sean generalistas y pediatras puede ser porque tienen una carga de guardias importante. Si pongo a un profesional a tapar porque no logro mantener la planta constante, en corto tiempo lo desgasto y se va.

¿Influye lo salarial, porque en el sector privado se gana más?

En el privado hay otras condiciones. No hay retención de título y el médico tiene libertad de manejarse en todas las opciones laborales. Eso le da una capacidad adquisitiva más simple que estar obligado a 40 horas semanales en el sistema público y un número de guardias que son más de las aconsejables, justamente por la falta de recursos. Un recurso humano capacitado tiene su costo.

Para atraer especialistas, se destaca que Neuquén tiene los sueldos más altos del país.

El asunto es con qué lo comparan. Obviamente, vivir en el sur tiene un costo mayor, por eso en algún momento se hizo el estímulo por zona desfavorable, que hoy se lo lleva el impuesto de ganancias. Hoy, las diferencias no se notan para nada. Pero, además, en el país actualmente hay dos sistemas de salud nomás: Neuquén y Tierra del Fuego. Los demás son hospitales públicos que trabajan de manera aislada, donde no existen cargos de dedicación exclusiva y los profesionales hacen tiempo parcial. Con el único comparable, que es Tierra del Fuego, estamos muy por debajo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído