#NiUnaMenos: golpeó a su mujer y luego quemó un auto

Antes de la nueva marcha, un hombre fue detenido en Huincul.

Plaza Huincul
Mientras en las calles de todo el país se volvieron a ver las marchas con la consigna #NiUnaMenos, en Plaza Huincul salió a la luz la historia de una joven que teme por su vida después de una separación cargada de violencia, que incluyó golpes y el incendio de un auto ayer por la madrugada.

El hombre, con antecedentes por robos y violencia, atacó a su mujer el domingo y también la amenazó de muerte.

La mujer, que también es conocida en el ambiente delictivo, tomó coraje y decidió hacer la denuncia en la Comisaría 6ª.

A los policías les confió que fue golpeada tras una discusión y que tenía tomada la decisión de separarse. Esta situación generó mayor violencia de parte de su pareja.

Explicó que todo comenzó el domingo y que el hombre fue detenido, pero recuperó la libertad luego de algunas horas.

El miedo en la mujer se reavivó ayer por la mañana, cuando despertó y encontró el auto de una familia que estaba en su casa prendido fuego.

La joven explicó que cuando se levantó, el auto ya estaba quemado y que no fueron avisados por los
bomberos cuando lo estaban apagando.

Cerca de las 3:30 de ayer, los bomberos de Plaza Huincul acudieron a la vivienda de calle Goyeneche al 1900 de barrio Central.

Cuando arribaron, las llamas habían consumido gran parte del Renault 12 y sólo se limitaron a apagar el incendio, que se originó de manera intencional.

El auto pertenece a una pareja que el lunes se mudó a la vivienda y había quedado estacionado en la puerta.

La joven teme por su vida y, aunque no tiene pruebas, está convencida de que fue su ex quien incendió el vehículo y teme porque la pueda volver a atacar.

"Hoy me dijeron que la denuncia contra él no tendría efecto porque no lo vi y no puedo asegurar que fue el responsable", confió la mujer.


Unas 2000 personas en las calles de la ciudad
Neuquén
Por segunda vez en el año, miles de personas marcharon por el centro de Neuquén contra la violencia de género. Fue en el marco del Día Internacional de la No Violencia hacia las Mujeres. La multitud, integrada por víctimas, organizaciones sociales, políticas y sindicales, se movilizó bajo la consigna "no hay #NiUnaMenos sin la declaración de la emergencia nacional".

Más de 2000 personas acompañaron los pedidos: "El Estado abandona a la mujer que aborta, nosotras no"; "Sin un refugio para mujeres víctimas de violencia, no hay ni una menos"; "El Estado y sus gobiernos son responsables", entre otros.

Al frente de la columna de manifestantes, y sosteniendo una de las pancartas, se encontraba Irma, mamá de Noemí Maliqueo, la joven de 21 años que fue asesinada por su ex pareja de un tiro en la cabeza, en la toma Los Hornitos, en septiembre.

"Es difícil llevar este cartel, pero hay que seguir adelante y el apoyo de la gente hoy -por ayer- superó las expectativas", señaló Irma a LM Neuquén.

La marcha comenzó pasadas las 18:30 con una concentración en el monumento a San Martín, desde allí los manifestantes se movilizaron hacia el Monumento a la Madre, y luego, tras pasar por Casa de Gobierno, terminaron frente al municipio.

"Yo me sumé a la marcha con un grupo de amigas porque nos preocupa el tema de la violencia y porque de alguna u otra manera hemos vivido situaciones de maltrato", mencionó una joven que caminaba al encuentro de sus compañeras de baile, para marchar.

El martes, la organización civil La Casa del Encuentro dio a conocer un informe parcial sobre los femicidios ocurridos desde el 1 de enero hasta el 31 de octubre de 2015. Hasta ahora hubo 233 muertes de mujeres en manos de su parejas o ex parejas. En Neuquén se registraron cinco en lo que va del año.


La abusaron cuando era una nena y sigue esperando el juicio
Neuquén
A 15 años de que su padrastro abusara de ella cuando era una nena, una joven espera la fecha de juicio por jurado popular. La audiencia de control de acusación se realizó ayer, pero pasó a cuarto intermedio y recién continuará el próximo lunes.

Los casos de abuso sexual a menores por parte de familiares o allegados se hacen más visibles día a día. Por miedo o por vergüenza, las víctimas tardan en tomar coraje y hacer la denuncia. Esto le pasó a una joven mujer de 27 años, que se decidió y tuvo la valentía de contar su historia.

En el 2002 denunció a su padrastro, que abusó sexualmente de ella cuando era menor de edad (entre los 9 y 11 años). En julio de 2012 ratificó la denuncia penal, le agregó pruebas y la Justicia ordenó una restricción de acercamiento. Pero el hombre se fue a vivir a una cuadra, donde continuó amedrentando a la familia, que fue nuevamente víctima de su violencia.

La única salida que encontraron en ese momento fue mudarse. El victimario está acusado de abuso sexual ultrajante, doblemente calificado, ya que ejercía la guarda sobre la niña.

Ayer se realizó la audiencia de control de acusación, en el juzgado de la calle Yrigoyen. Allí la muchacha, junto con familiares y amigos, exigió que eleven la causa a juicio.

"Es un manoseo más de parte de la Justicia", confió la joven víctima al salir de la audiencia. Por otra parte, su abogada, Gisela Moreira, reprochó la actitud de Gustavo Vitale, defensor del acusado: "Se ve que él quiere que se archive este caso, como habitualmente suele hacer en las audiencias. No tiene en cuenta la gravedad del hecho" .

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído