No cayó, pero los grabó: así operan los estafadores telefónicos

El hecho se registró el sábado pasado en la ciudad de Neuquén. Escuchá el audio y cómo actúan estos delincuentes.

Iván la cazó al toque. Apenas sintió el teléfono y escuchó las primeras palabras que le llegaban del otro lado, supo que les iba a seguir el juego para después exponer cómo operan los estafadores telefónicos.

El sábado pasado, minutos antes de las 20, Iván pasaba un rato en familia, tranquilo, cuando sonó el celular y su aplicación para grabar llamadas se activó automáticamente, como cada vez que lo llaman. "Hola, sí, buenas tardes, señor. Me hago presente, mi nombre es Alejandro Martínez. Me estoy comunicando de la compañía Cintel 4G", así comenzó el diálogo el presunto "operador" de la empresa ficticia.

Te puede interesar...

Este tipo de engaños suelen ser al voleo y los delincuentes esperan encontrar una víctima que se crea el discurso de haber ganado un premio, tener que acercarse a un cajero automático y pedir un préstamo personal -sin saberlo- para después transferirlo a una cuenta de un tercero.

Iván, alertado por las estafas que sacudieron al Valle en los últimos días, evitó en todo momento dar datos personales y le hizo caso a los pedidos de los malvivientes hasta que pudo.

Embed

"Es la primera vez que me pasa y como sabía de qué se trataba más o menos le seguí la corriente. Ellos lo que te exigen es que vayas al banco. Yo le ofrecí un número de CBU. Pero me dice que no, que tengo que ir al banco. Entonces te hacen entrar al sistema para que vos pidas un préstamo y se lo mandes a ellos", le contó a LMNeuquen Iván, que eligió dar a conocer su historia para evitar que otras personas puedan caer.

En este caso, el anzuelo eran 120.000 pesos y un Smart TV de 55 pulgadas, a cambio de protagonizar una publicidad para la empresa. Lo que él tenía que hacer nunca se lo decían. Sólo le exigían ir a un cajero automático para ahí explicarle cómo era el método de acreditación del dinero.

Embed

Iván simuló ir al cajero y una vez -teóricamente- adentro, recibió la segunda llamada. Esta vez, el protagonista era un "gerente" de la Financiera Homebanking Argentino. Esta persona era la designada para explicarle a su víctima cuáles eran los pasos a seguir.

Tras un par de minutos de conversación, Iván ya no pudo avanzar más para no caer en la trampa. Al final, se invirtieron los roles: el que debía ser la víctima engañó a los estafadores. Así concluyó el diálogo:

- Iván: Escuchame, no te voy a decir nada. ¿Sabés por qué? Porque ustedes están haciendo una estafa.

- Estafador: ¿Una estafa?

- Iván: Ya han querido estafar a varias personas en todo el país.

- Estafador: Ah, bien, pero cómo, porque le piden el número de cuenta, claves.

- Iván: En definitiva, yo le tengo que pedir un préstamo al banco y después transferírtelo a vos. Quedate tranquilo, yo no te voy a dar nada.

- Estafador: No, no cómo me voy a quedar tranquilo.

Y no, el sábado tranquilo lo tuvo Iván, que también se divirtió un poco.

Embed

LEÉ MÁS

Cayeron cuatro víctimas en una millonaria estafa

Superfinal: un policía estafó a neuquinos al venderle entradas truchas por 50 mil pesos

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído