No le dio la medicación a su hijo y lo dejó morirse

El joven, de 19 años, era autista. Su madre lo abandonó dos días.

Estados Unidos
Los detalles de la escabrosa muerte de un joven de 19 años por abuso y negligencia de su madre han conmovido a todo Missouri en los últimos días.

Cuando agentes del Condado de Polk hallaron a Kimberly Lightwine tirada en el suelo, no llevaba puesto nada más que su ropa interior. La temperatura ese lunes 29 de agosto casi llegó a los 32 grados. A unos metros de distancia estaba tendido su hijo Austin, un adolescente de 19 años diagnosticado con autismo y ceguera, que requería medicamentos especiales para vivir. Estaba muerto.

El agente Billy Simpson se acercó a la mujer y le ofreció un poco de agua que ella tomó hasta que, repentinamente, dejó de hacerlo y sorprendió al Policía: “Billy, maté a mi hijo; Billy, maté a mi hijo”, dijo insistentemente.

Según la autopsia, Austin Anderson falleció por no tomar su medicamento (hidrocortisona) y por deshidratación. Razón por la cual su mamá, responsable de sus cuidados, fue acusada el sábado de homicidio en segundo grado y abuso en segundo grado, de acuerdo con información que publicó el diario Washington Post.

En su testimonio a la policía, Kimberly Lighwine dijo recordar algunos momentos sin sentido sobre lo ocurrido con su hijo. Los efectos de las metanfetaminas que ella había consumido la habrían hecho ignorar los pedidos de la víctima para regresar a casa, llegando incluso a empujarlo cuando se acercaba para abrazarla. “No, tú no quieres amarme. Por favor deja que Dios te lleve”, contó Lightwine que le dijo a su hijo Austin.

Fuera de sus cabales
La acusada declaró desconocer los motivos que la llevaron a matar, o en realidad a dejar morir, a su propio hijo, según los registros oficiales. “No sé por qué lo hice. Estaba muy drogada y deprimida, y lo maté”, declaró formalmente la mujer, quien volvió a recurrir al nombre de Dios para argumentar su actitud: “Me quedé pensando en que Dios lo liberaría de todo el dolor y la miseria”.

Lightwine sigue detenida con una fianza de 250.000 que al momento nadie pagó, aunque en caso de que la Justicia le permitiese recuperar la libertad, seguramente le indicará algún tipo de tratamiento psicológico.

Una de las preguntas clave que se le hizo en el interrogatorio dejó una respuesta tan contundente como contradictoria con una mujer que cuidó de su hijo durante 19 años, a excepción de los últimos dos días en los que dejó de hacerlo y a causa de eso el joven murió: “¿Por qué quise que esto pasara? Porque soy una madre mala y destructiva”.

Habló el papÁ del joven
“Ella tenía un pésimo carácter”

El padre del adolescente le informó a la policía que su ex esposa, Kimberly Lightwine, tenía un “pésimo temperamento”, en particular con su hijo. Recordó un hecho en el cual Austin golpeó accidentalmente en la cabeza a su madre, cuando ella intentaba ponerlo en su cama. La mujer tomó de los brazos al pequeño y comenzó a sacudirlo, gritarle y maldecirlo en su cara. Una amiga de la mujer, en cambio, dijo que madre e hijo tenían una relación maravillosa.

Mala madre
“No sé por qué lo hice. Estaba muy drogada y deprimida, y lo maté. Me quedé pensando en que Dios lo liberaría de todo el dolor y la miseria”.
Kimberly Lightwine La mamá del chico muerto, entre la culpa y la locura

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído