Operarios de CALF ya no van a entrar a las tomas

Los agreden por retirar las conexiones clandestinas.

Neuquén. A los operarios de CALF algunos grupos violentos dentro de los asentamientos ilegales los tienen de punto: los echan de los barrios cada vez que quieren intervenir en conexiones clandestinas.

El problema es con los “colgados” de la red, que con las bajas temperaturas hacen colapsar los transformadores en algunos sectores por el elevado consumo.

Ante esta situación, desde la cooperativa eléctrica informaron ayer que su personal no pasará más por aquellos barrios en los que se denunciaron hechos violentos.

Según informaron, en los últimos días se registraron situaciones de estas características en los asentamientos Auca Mahuida, La Familia y Las Florcitas, “donde hay redes ilegales que no cuentan con las medidas de seguridad ni las condiciones técnicas para un funcionamiento óptimo”.

De acuerdo con la información que difundieron ayer desde la cooperativa, el personal tuvo que acudir a las tomas para constatar la existencia de las conexiones clandestinas que estaban perjudicando con cortes a los usuarios regularizados del sistema.

tarifazo CALF.

Agresión física

“Intentar restablecer el servicio trae como consecuencia la agresión física y verbal de los vecinos que, tomando como rehenes a los móviles y personal de la cooperativa, demandan y exigen la reconexión a la red eléctrica”, indicaron desde la entidad. El problema derivó en la intervención de la Policía en el barrio, debido a las agresiones que denunciaron los operarios de CALF.

“Esta medida es para garantizar la seguridad de nuestro personal. Se puso en conocimiento de esta situación a los responsables de las tierras de los asentamientos, tanto los organismos provinciales IPVU-ADUS como así también al Municipio de Neuquén”, sostuvo la cooperativa en el comunicado.

De acuerdo con los números que maneja CALF, en 2017 dejó de recibir 120 millones de pesos en 12 meses por las conexiones clandestinas. Es la facturación por consumo que no se paga en unos 43 asentamientos ilegales de la localidad.

Los operarios de CALF trabajan para que haya más energía y menos cortes de luz durante este verano.
Archivo.
Archivo.

Son unas 5200 familias las que se encuentran sin el servicio y están conectadas de forma ilegal a la red eléctrica de media tensión.

El año pasado, la cooperativa tenía previsto pasar al circuito legal a otras 2600 familias y así bajar a la mitad el número de usuarios ilegales. Precisamente con obras en las tomas 2 de Mayo, 7 de Mayo y Los Hornitos.

El presidente de CALF, Carlos Ciapponi, explicó en su momento los peligros que implica tener conexiones clandestinas, no sólo para los vecinos que viven en las tomas (con artefactos de alto consumo para calefaccionarse en invierno) sino para la población en general. El problema persiste sobre todo en época invernal, donde el consumo se dispara.

p03-f01a-tomas-regularizacion.jpg

Peligros de estar en la ilegalidad

Cortocircuitos

La suba del consumo eléctrico en invierno genera riesgo de cortocircuitos y recalentamiento en las conexiones ilegales de las casillas precarias.

Regularización

Con fondos de Nación, el Municipio empezó hace varios meses un proceso de regularización de distintos asentamientos. Se van a invertir millones de pesos en legalizar varias zonas.

LEÉ MÁS

Las cuadrillas de CALF no entrarán a las tomas por las agresiones

Comercios quieren que CALF revise lo que cobra por la luz

Por el frío, ayudan a 2700 familias con la boleta de CALF

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído