Otro tiroteo en la Uocra puso en alerta a un barrio

Es el tercer atentado en la nueva sede de la calle Bouquet Roldán.

Por Ana Laura Calducci /calduccia@lmneuquen.com.ar

Tener de vecino al gremio Uocra se convirtió en una pesadilla para cualquier familia neuquina. Los ataques facciosos se repiten donde sea que se instale el sindicato y la nueva sede de Bouquet Roldán 525 no es la excepción. En cinco meses, quienes viven sobre esa cuadra debieron soportar un ataque incendiario de madrugada y dos tiroteos a plena luz del día. El último fue ayer al mediodía y dejó dos vehículos particulares dañados.

Desconocidos efectuaron siete detonaciones, que impactaron contra los coches estacionados y la fachada del gremio. Nadie se animó a asomarse, salvo dos pintores que estaban enfrente. Uno de ellos, Matías, contó que pudieron ver “dos autos que se iban”. Añadió que “enseguida supimos que era en la Uocra porque también la semana pasada se escucharon disparos”.

Al momento del tiroteo, dentro de la Uocra había dos albañiles, que de inmediato se subieron a una moto y se retiraron. La Policía llegó una hora más tarde, cuando un vecino los llamó asustado. Encontraron el sindicato vacío, con las rejas cerradas, y dos vehículos impactados por balas de calibre 380.

La balacera se produjo a las 11 de la mañana en un lugar muy transitado

p04-f4-tiroteo-uocra.jpg

Uno era un auto Citroen C4, color gris, que recibió un disparo en el guardabarros y otro que atravesó los vidrios traseros. La conductora, al volver y encontrar los cristales desparramados, entró en crisis porque supuso que le habían robado. Al enterarse que en realidad había sido una balacera, no quedó más tranquila.

El otro vehículo era una camioneta Dodge Ram, color negra, propiedad de Diego García, un abogado que trabaja a la vuelta. “Como a las 13, un amigo me avisó que iba a buscar el nene a la escuela y vio los policías, así que pensé que me habían chocado, pero voy y me entero que tenía dos proyectiles, uno en la puerta del conductor y otro en el guardabarros”, relató.

p04-f3-tiroteo-uocra.jpg

Facundo, de 34 años, vive con su mujer pegado a la sede de Uocra. Además, la abuela de ella ocupa la casa de la esquina. Ayer, llegaron a las 13 de trabajar y encontraron a la Policía Científica trabajando y las vainas a metros de su puerta.

“Cuando los de Uocra llegaron, dos semanas después, nos levantamos a las 2 de la mañana porque había sirenas y mucho olor a quemado; ahí nos dice la Policía que tres personas habían rociado la sede con nafta, que llegaba hasta mi casa”, recordó. Agregó que presentará “algún tipo de queja a la Defensoría del Pueblo o Fiscalía, porque acá vive mucha gente grande y esto es una locura”.

Embed

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído