Pensamientos predominantes

La columna de Bernardo Stamateas. Licenciado en Psicología, sexólogo clínico y escritor (www.stamateas.com.ar)

Nuestra mente es nuestro mapa. Si las ideas están dentro de nuestra cabeza, tarde o temprano las veremos en el exterior. Si una mujer dice "no hay hombres buenos", afuera no habrá hombres buenos; si un hombre dice "no hay trabajo", afuera no habrá trabajo.
La calidad de nuestros pensamientos determina la calidad de nuestra vida. Si escogés pensamientos de calidad, tu vida avanzará. Aquello que pensamos también influye muchas veces sobre las enfermedades que padecemos. Por eso, cuanto más rápido cambies tus pensamientos negativos por pensamientos positivos, mas rápido llegarás a destino disfrutando del recorrido. ¡La única batalla que realmente existe es la que tiene lugar en la mente!
Todos aprendemos por alguna de estas tres vías:
1. La teoría.
2. La práctica.
3. Lo emocional.
La manera más eficaz de aprender es a través de las emociones porque estas hacen que la información se adhiera y quede fija para siempre. Cuando escuchamos y logramos conectarlo con algo con lo cual nos identificamos, eso es emocional.
Nuestro cerebro piensa constantemente. Funciona las 24 horas del día. Se calcula que tenemos 60.000 pensamientos por día y la gran mayoría de ellos son negativos. De esos 60.000 pensamientos que se nos cruzan por la cabeza, hay algunos que se repiten, se instalan y se vuelven pensamientos predominantes.
Nuestros pensamientos predominantes nos conducen a sentimientos predominantes. Si tengo el pensamiento predominante de que nunca me equivoco y soy maravilloso, eso me llevará a tener un sentimiento de omnipotencia. Si tengo el pensamiento de que no puedo lograr nada, eso me llevará a tener un sentimiento de inutilidad.
Pensamos inconscientemente, sentimos de acuerdo con lo que pensamos y actuamos según lo que sentimos. De nada sirve intentar cambiar un comportamiento si primero no cambiamos el pensamiento que está detrás de este.
Estos son algunos de los pensamientos negativos predominantes que la mayoría de la gente tiene, aun sin darse cuenta:
•Incapacidad: "No puedo, no soy capaz".
•Inseguridad: "No me animo, no sé si lo lograré".
•Enemigos: "Nadie me quiere".
•Escasez: "No tengo recursos, no me alcanza".
No podrás entrar a tu plenitud si primero no cambia tu mapa, porque si no está en el mapa, no estará en el territorio. Todos tenemos pensamientos que predominan. Tu trabajo es cambiarlos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído