Pese a la crisis, los carritos mantienen una gran clientela

Están ubicados en el acceso norte de la ciudad y son una buena alternativa ante la suba de precios.

Sándwiches de hamburguesa, lomito, bondiola, menús vegetarianos y platos del día. Los food trucks comenzaron a vivir por estos días la temporada fuerte de comidas rápidas, gracias a la llegada de la primavera y las temperaturas cálidas.

Ubicados en las inmediaciones de la rotonda Della Valentina, los carritos despachan comidas al mediodía y a la noche, aunque el fuerte de la demanda siempre se da después del atardecer y hasta cerca de la medianoche.

“Viene mucha gente. Algunos traen reposeras y se quedan. De noche explota”, asegura Agustín del parador Caleuche. Además de los sándwiches tradicionales, en este lugar la especialidad son las papas Caleuche, con panceta, huevo, queso, salsa criolla y fugazetta.

180 pesos es lo que puede costar en promedio una comida (incluyendo la bebida) en los food trucks.

Al lado de este carrito, Ema trabaja intensamente para despachar los lomitos, una de las especialidades de la casa, aunque también comenzaron a elaborar hamburguesas de lentejas y de vegetales para aquellos que buscan un menú más saludable. El carrito se llama Gibbor y es administrado por esta mujer, junto con su marido, su hija y una empleada. Según Ema, la clave del éxito está en la calidad de los productos y de los precios. Por eso los sándwiches de lomo (180 pesos) “son de lomo y no de otra carne”.

Los carritos están siempre concurridos, aunque la clientela va cambiando de acuerdo a las horas. Al mediodía es común ver a los oficinistas y obreros que trabajan cerca en busca de la vianda o el sándwich que ofrecen los food trucks.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído