El clima en Neuquén

icon
Temp
94% Hum
La Mañana pj

PJ neuquino: ¿Qué festejan, cuando festejan? 

La falta de claridad, deja a sus militantes con un sabor amargo. En este laberinto, de falta de política, y desconfianza, la pregunta es recurrente...

El peronismo neuquino vuelve a encontrarse en un laberinto sin salida. A pocos días de normalizarse las autoridades partidarias, el partido justicialista vive una guerra fría entre el actual secretario de Energía Dario Martínez, el senador nacional Oscar Parrilli y el recién llegado a la compulsa, Fabián Ungar.

Estos tres sectores vienen de firmar una paz en el aire, ya que sus diferencias son cada día mayores. En el Martinismo se festeja por que se cree que han enterrado al viejo dirigente justicialista Oscar Parrilli y con él, a Fabián Ungar; mientras el hombre de Cristina espera la próxima partida de cargos eleccionarios, donde siempre la estrategia nacional fue de un peso gravitativo en el armado local. Por su parte, quien participó en las últimas PASO a diputado nacional, -Ungar- se distancia de los dos bandos, marcando una diferencia notable sobre los resultados anteriores y la estrategia tomada por la actual conducción partidaria.

Te puede interesar...

Dario Martínez, no sabe por estas horas como cumplir con sus compromisos de campaña, obras de gas y cloacas a municipios, cargos nacionales y la expectativa de crear su candidatura a la gobernación para el 2023. Esto parece estar cada día más lejano. La lentitud en la gestión del gobierno nacional, hace de las promesas, solo promesas. Y la candidatura a la gobernación, un trámite difícil de concretar, ya que este, ocupa uno de los cargos nacionales más críticos de la gestión de Alberto Fernández.

Los más de diez aumentos en los combustibles, el incremento en tarifas de luz y gas, ponen al hombre nacido en Huergo, radicado en Neuquén, en una situación incómoda, al punto que comienza a mirar a un intendente pejotista, para afrontar el compromiso de la gobernación; y así desmarcarse de semejante aprieto.

Dario-Martinez.jpg

Es que la inflación de seis dígitos que anuncio el Indec la semana pasada, no hace más que pulverizar todos los intentos de mantener una buena imagen. En la provincia de vaca muerta, Martínez le habla a un público que ya no existe, creyendo que todos los escenarios son los que suele compartir con el sindicato de petroleros. Con salarios por debajo del nivel de la pobreza, la estrategia de marketing comienza a mostrar sus primeros fracasos. Su falta de definición en temas centrales como el pago al FMI, consejo de la magistratura, creación del fondo para la cancelación de la deuda externa, son algunos de los tantos temas, en los que Martínez no se pronunció, quedando poco confiable, para propios y ajenos.

La falta de claridad, deja a sus militantes con un sabor amargo, luego de que muchos, hasta se habían pintado la cara para dar una batalla, que lejos está de ser la madre de todas las peleas. Con el escenario provincial puestos por estas horas, el peronismo repetiría el tercer lugar cómodo, que ocupo en las últimas elecciones nacionales.

En ese aprieto que parece estar Martínez, se suma la desconfianza que el Parrillismo le tiene al joven presidente del PJ. De este sector, miran con recelos la estrategia del tridente Darío Martínez- Javier Bertoldi- Marcelo Zúñiga, quienes insisten en poner el escudo del pejota, por encima de los aliados electorales, pulverizando la posibilidad de constituir una alianza competitiva, beneficiando así, al partido gobernante. Algo que se contrapone a la estrategia que Cristina pretende trazar en todo el territorio, para no dejar llegar al macrismo y sus variables provinciales al gobierno nuevamente.

parrilli2.jpg

En este reordenamiento, Parrilli sabe que su cercanía a Cristina, lo deja cerca de las futuros armados electorales y en la próxima disputa por los cargos, sin lugar a dudas, estará en la línea de partida. Dejando al actual presidente del PJ, en una situación de mucha debilidad. Al punto que hay quienes afirman que Martínez ya instruyo a unos de sus laderos, (Arturo Urrea), a dar inicio al armado de un partido político provincial de distrito. Desconfiado de quedar afuera en las próximas contiendas o disgustado por el reparto.

Otro que se diferencia de Martínez y compañía, es Fabián Ungar. Este sostiene que lo que reproduce Darío para dentro del peronismo es lo mismo que se discutió en los años noventa. Poca ideología, ATN a municipios, mucha plata en marketing y un sustento en planes y programa sociales.

1. Fabian Ungar en Zapala.jpg

Su poca definición política, hacen replantear la estrategia que sostiene de Neuquén de Todos. Hay quienes creen que Ungar comienzo a mirar otras variables de cara al veintitrés, entendiendo que el capricho de la actual conducción partidaria de ser lista dos, es solo un regalo al movimiento popular neuquino, encubierto en la liturgia peronista. Es una trampa, aseguro Ungar! …hace unos días en una reunión de militantes realizada en la capital neuquina.

Si Darío pensaría en un peronismo amplio con vocación de poder, no actuaría como lo viene haciendo. Está claro que detrás de su poca confrontación con el gobierno provincial, se ve más una sociedad barata que una posición política que muchos esperaban.

En este laberinto, de falta de política, y desconfianza, la pregunta es recurrente… ¿Que festejan, cuando festejan?

(*) Miembro del Consejo local del Partido Justicialista

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario