El clima en Neuquén

icon
14° Temp
54% Hum
La Mañana Cipolletti

Video: pateó el vidrio y robó en una veterinaria de Cipolletti

Ocurrió este martes a la madrugada en Cipolletti. "Hay que ser un boludo para venir a robar una veterinaria", dijo Sergio Gómez, propietario del lugar.

La inseguridad es sin dudas uno de los grandes males que tiene el país, por lo que nadie está a salvo de los delincuentes. Es así, que en las últimas horas una de las veterinarias más conocidas de Cipolletti, ubicada en Toschi al 500 de Cipolletti (en el límite entre el barrio El Manzanar y el Mariano Moreno), fue vandalizada y saqueada en la madrugada de este martes.

Según contó el propio propietario del lugar, Sergio Gómez, el hecho ocurrió alrededor de las 4:30, y todo quedó grabado por las cámaras de seguridad.

Justamente, en la cinta que el mismo profesional compartió con este medio, se puede ver como un delincuente -quien se trasladaba en una bicicleta- rompe con una patada la vidriera del local. Con un ingreso alternativo creado, el malviviente entró al lugar para tomar todo lo que se le cruzó a su pasó: como algunas correas y otros elementos al azar para mascotas, como así también la caja registradora de la veterinaria.

Inmediatamente, el ladrón salió del lugar y huyó en la bicicleta, llevándose solamente la caja registradora.

Robo a veterinaria en Cipolletti.mp4

“Me llamó un vecino que me habían reventado el vidrio de la veterinaria para entrar a robar. Cuando llegue me invadió la angustia, la bronca, la impotencia”, contó Gómez en diálogo con LU5 AM600, para luego mostrarse indignado por la poca seguridad de la zona, pese a que su local está ubicado en uno de los ingresos a ciudad.

“Se llevó unas correas y la caja registradora con efectivo, cheques, y demás, pero eso ya está. Tenemos seguro y eso se recupera, pero la bronca está en que ya no se salva nadie… Hay que ser un boludo para venir a robar una veterinaria. ¿Qué te podes llevar? ¿Correas para revender? Vení y pedímelas y te las doy, pero esto es hacer mal”, manifestó angustiado y agregó: “Voy a tener que poner rejas y esa idea no me gusta, y hace 20 años que estoy acá y jamás tuve rejas”.

Sin embargo, y demostrando su gran amor por los animales, contó que en medio de toda esta situación su mayor preocupación radicaba en uno de sus pacientes, un gato adulto, que estaba internado en la veterinaria. “Lo que más me preocupaba era que tenía un paciente, un gato, quien estaba internado tras una operación. Es que cuando le estamos por dar el alta los dejamos sueltos en la veterinaria, y cuando se rompe el vidrio, el se asustó y se metió en una jaula”.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario