El clima en Neuquén

icon
11° Temp
83% Hum
La Mañana emprendedor

Por cada emprendedor, hay siete trabajadores privados

En Neuquén, el empleo formal tiene un peso mucho mayor que la llamada economía popular. Hay 15.336 personas que viven de un negocio precario. 

Neuquén tiene un emprendedor de la economía popular por cada siete trabajadores del sector privado. Según los registros del gobierno nacional, actualizados a febrero de este año, en nuestra provincia hay 15.336 personas que viven de changas, como feriantes o de un negocio marginal frente a 113.400 asalariados de las distintas empresas, industrias y actividades productivas.

Hasta este año, la cantidad de integrantes de la llamada "economía popular" o "economía social" eran un misterio. Son personas que ganan lo mínimo para vivir pero no tienen un trabajo en blanco ni tampoco un negocio formal, de modo que quedan fuera de las estadísticas. Para salvar esa omisión, entre julio de 2020 y febrero de 2021, Nación realizó una inscripción masiva de este tipo de emprendedores.

Te puede interesar...

Ese sondeo permitió armar el primer informe oficial del Renatep, el Registro Nacional de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular, que se creó por ley en plena pandemia. Se inscribieron 2.093.850 personas de todo el país, que permitieron establecer el peso que tiene la economía popular en el mercado de trabajo.

En Neuquén, hubo 15.336 inscriptos al Renatep, el 0,7 por ciento del total del país. Fue una de las provincias con menor cantidad de trabajadores informales registrados en relación a su población.

En febrero de 2021, el ministerio nacional de Trabajo informó que Neuquén había llegado a los 113.400 asalariados del sector privado, tras una caída del empleo formal por la pandemia. Ese número se obtiene del sistema previsional, es decir, que abarca al personal relación de dependencia, autónomos y monotributistas con aportes a la seguridad social.

Si se cruzan los datos del Renatep con los del ministerio de Trabajo, nuestra provincia tiene un emprendedor de la economía popular por cada siete asalariados privados. Es una de las jurisdiciones del país con la mayor brecha entre quienes viven de changas o negocios precarios frente a los que tienen un trabajo formal fuera del Estado.

vendedores ambulantes.
vendedores ambulantes.
vendedores ambulantes.

En otras provincias, los números están parejos y hay algunas, como Jujuy o Chaco, donde la relación se invierte: son muchos más quienes se desempeñan en la economía social que los asalariados del sector privado. El caso emblemático es Santiago del Estero, que en febrero de 2021 tenía 48 mil trabajadores con aportes y 101 mil emprendedores precarios.

Entre los trabajadores de la economía popular registrados en Neuquén, un tercio se dedica a tareas comunitarias como comedores barriales y centros de cuidados infantiles. Hay otro tercio que presta servicios personales como limpieza o jardinería, un 15 por ciento hace changas en la construcción y un 10 por ciento que vive del comercio informal, ferias o venta ambulante. Los demás se dividen en un amplio abanico de actividades, que van desde la agricultura al reciclado de basura.

Según el informe del Renatep, la mayoría de los emprendedores informales se concentran en la provincia de Buenos Aires. Luego, la región con mayor peso de la economía popular es el norte del país. En líneas generales, hay más trabajadores que viven de un negocio precario en las jurisdicciones donde el porcentaje de empleo privado es más bajo.

p04-f01-trapitos-neuquen.jpg

Los veinteañeros son mayoría en la economía informal

El informe del Renatep (Registro Nacional de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular) reveló una fuerte presencia de adolescentes y veinteañeros entre los emprendedores informales, mientras que entre los asalariados privados ocurre lo contrario: los más jóvenes son minoría.

El sondeo mostró que el 30 por ciento de quienes integran la economía popular en el país tiene de 16 a 24 años. Es la franja más numerosa junto con la que va de los 25 a 35 años. A partir de esa edad, la proporción decrece de manera pronunciada. Por eso, apenas el 15 por ciento de los emprendedores informales supera los 46 años.

Los autores del informe recalcaron que, si se engloba a todos los integrantes de la economía informal de 16 a 29 años, representan el 51 por ciento, más de la mitad del registro.

Entre los asalariados del ámbito privado, en cambio, el peso de los jóvenes es ínfimo y hay una proporción más alta de adultos de edad avanzada.

renatep.jpg

Según se indica en el informe, sólo el 6,7 por ciento de los trabajadores privados tiene entre 18 y 24 años. Quienes recién terminaron la etapa de escolaridad obligatoria ocupan uno de cada 15 puestos laborales formales.

En la franja de los 25 a 35 años, hay una coincidencia tanto en la actividad privada como en la economía popular. Entre los emprendedores, un 35,5 por ciento está comprendido dentro de esas edades y, entre los asalariados, es un 32,1 por ciento.

Desde los 35 años en adelante, se vuelve a notar una diferencia al comparar ambos sectores. Mientras que en la economía popular hay una caída pronunciada a medida que avanza la edad, en el empleo formal apenas se constata una leve baja. Por eso, entre los asalariados privados, un 34 por ciento tiene 46 años o más, el doble del peso relativo que se registró para los emprendedores.

La feria continúa funcionando en el barrio Don Bosco.
La feria continúa funcionando en el barrio Don Bosco.
La feria continúa funcionando en el barrio Don Bosco.

La marginalidad está "feminizada"

Si el trabajo privado tiene una composición mayormente masculina, la economía popular está claramente "feminizada". Es otro dato saliente del primer informe estadístico sobre los emprendedores informales en nuestro país.

En el estudio se detalla que el 57,1 por ciento de quienes integran la economía popular son mujeres, frente a un 42, 9 por ciento de varones. Unos 5 mil emprendedores del país, el 0,2 por ciento, se identificaron como feminidades trans, masculinidades trans o personas no binarias.

A partir de esos datos, los responsables del Renatep hablan en su escrito de una "marcada feminización" en la economía informal que "contrasta notablemente con la masculinización de la población trabajadora en el mercado laboral asalariado privado".

Recordaron que, entre los trabajadores privados, apenas un 33 por ciento son mujeres y un 67 por ciento, hombres. Añadieron que ese contraste evidencia que, pese a las políticas para impulsar el empleo femenino, "sus trayectorias laborales, en comparación con los varones, siguen siendo más precarizadas, informales y peor remuneradas".

También detallaron que, si se desagrega la relación de género por tipo de oficio, "al interior de la economía popular registrada se reproduce la misma división sexual del trabajo que en el mercado laboral formal", con una preponderancia masculina en las actividades de transporte y construcción.

Además, en el informe precisan que dos de cada tres emprendedores informales trabaja en un domicilio particular, propio o prestado, y que la mayoría no completó la escolarización obligatoria.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario