Por la golpiza a Facundo, dos policías irán a prisión

Les dictaron siete y tres años efectivos. Al restante, dos en condicional.

Agustina Benatti / policiales@lmneuquen.com.ar

Tras una decisión unánime del tribunal, dos de los policías condenados por la brutal golpiza a Facundo Agüero deberán purgar la pena en la cárcel, mientras que el oficial restante fue condenado a prisión condicional. Se trata de Pablo José Escudero y Lucas Exequiel Medina, quienes fueron condenados a penas de 7 y 3 años de prisión efectiva, respectivamente.

El fallo lo dieron a conocer los jueces Diego Piedrabuena, Daniel Varessio y Andrés Repetto ayer a las 13 en Ciudad Judicial, ante una sala llena. La sentencia no se alejó demasiado de lo que había solicitado la fiscal del caso Valeria Panozzo, quien había pedido condenas efectivas para ambos policías.

Te puede interesar...

CASO FACUNDO

En primer lugar, Romualdo Mardones Vázquez fue condenado a la pena de dos años de prisión de ejecución condicional y al doble de inhabilitación. El policía había sido hallado responsable del delito de vejaciones, al igual que Medina, ambos en carácter de coautores.

Embed

En su caso, se le reprochaba haber golpeado a Facundo de forma “excesiva” durante su reducción. Sin embargo, los jueces entendieron que hubo una diferencia crucial entre el accionar de ambos, por lo que Medina recibió una pena de cumplimiento efectivo.

“Las patadas que configuraron la vejación ocurren cuando la víctima estaba esposada y reducida en el suelo. Esta circunstancia justamente es la que hace la diferencia entre Medina y Mardones, y hace que merezca un mayor reproche”, argumentó el juez Piedrabuena, quien describió la conducta como un “acto artero y cobarde”.

CASO FACUNDO

Finalmente, Escudero fue condenado a siete años de prisión efectiva y 10 años de inhabilitación por el delito de vejaciones y lesiones gravísimas. En el juicio se determinó que fue su accionar, al presionar con la rodilla en el cuello de Facundo, el que desencadenó el cuadro de encefalopatía hipóxica-isquémica que sufrió el joven.

Además, el juez detalló que uno de los agravantes era que el oficial tenía capacitaciones específicas en “lo que respecta a la utilización del bastón tonfa y de defensa personal”. “Ello le habría brindado un abanico de opciones más amplio que el de cualquier otro policía para optar por una forma de reducción que no causare los daños que causó lo que hizo”, sostuvo.

Embed

Consecuencias irreversibles

Por la golpiza sufrida el 8 de marzo de 2018, la vida de Facundo, de 23 años, cambió completamente: tiene reducida su movilidad y su capacidad de habla, y probablemente requiera asistencia de por vida. Adelina, su mamá, confió a LMN que su hijo recibió una “condena perpetua”.

Adelina Rivas, la mamá de Facundo, reiteró el pedido de una vivienda.

Adelina: “Jamás me arreglaron el tema de la vivienda”

Tras escuchar atentamente el veredicto acompañada por familiares y compañeros, Adelina Rivas remarcó que las condenas que recibieron los policías no son siquiera comparables con el estado en el que quedó su hijo tras la golpiza. Al día de hoy, la mamá de Facundo lleva 433 días viviendo en una habitación de hospital ya que no se despega de él ni un segundo.

Desde el día de la golpiza, Facundo y su mamá viven literalmente en el hospital. Primero el joven estuvo internado en el Castro Rendón, luego fueron derivados al Heller y desde agosto del año pasado viven en una sala del hospital Bouquet Roldán.

Una de las razones es que el joven necesita asistencia y rehabilitación por parte del personal médico. La otra es que, debido a que son oriundos de Picún Leufú, no tienen dónde quedarse en la capital.

Por ese motivo, desde hace ya varios meses Adelina encabezó un pedido al gobierno provincial para que la ayuden, al cumplir más de un año viviendo en hospitales junto con su hijo. “A la señora de la Subsecretaría de Derechos Humanos, Alicia Comelli, que no salga a hablar mentiras porque a mí jamás me arreglaron el tema de la casa”, aseguró Adelina.

“Ella se encargó de decir que estaba todo solucionado y que sólo faltaba mi firma, cuando es mentira. Todavía sigo esperando un lugar. Tuve que dejar mi trabajo, mi familia, mis hijos, mis nietas”, sostuvo la mujer con indignación.

“Es difícil verlo a Facu en la forma en que está. Estas personas sé que no duermen tranquilas desde que tocaron a mi hijo, él no era un chico atrevido. Nada va a justificar lo que le hicieron a mi hijo”, confió Adelina entre lágrimas, y agregó que la pena que recibieron los policías “era de esperarse”. “Reconocieron al menos la culpabilidad de lo que le hicieron a Facundo”, sostuvo.

LEÉ MÁS

Habló por primera vez el acusado de balear a un federal

Formularán cargos al policía que baleó al diputado Godoy

Primer día del juicio: afirman que el ginecólogo se negó a recibir a la joven

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído