LMNeuquen historias

Por la pandemia, su casa fue un hostel durante 140 días

Se radicó en Neuquén por una oferta laboral y a los días se declaró el aislamiento. "No llegué a ver departamento y me encerré con siete desconocidos", aseguró.

Mariana tiene 28 años y vivió durante 140 días dentro de “la casa de Gran Hermano en Neuquén”. Con “esperanza de una mejor vida”, había dejado su localidad natal en la provincia de Buenos Aires a principio de año por una propuesta laboral neuquina. Lo que no supo en ese momento es que al decretarse la cuarentena, el hostel "provisorio y temporal" pasó a ser su nuevo hogar.

“En un momento el dueño nos llamó a los que estábamos viviendo casi de forma permanente y nos dijo que el hostel seguiría siendo nuestra casa, que la cuidemos y que el personal iba a dejar de ir, como así también no podía ingresar más huéspedes”, contó y describió que en ese momento un vacío le atravesó el cuerpo. “Claro, yo estaba en una ciudad que no conocía, arrancando un trabajo nuevo, muy lejos de mi familia y rodeado de gente que no sabía quién era y, aparte de todo eso, me tenía que encerrar”, analizó.

Te puede interesar...

Pero no se quejó. Si le hubiera agarrado el aislamiento en un departamento, está convencida de que no se lo hubiese aguantado. Recordó lo sola que se sintió ese 20 de marzo, con ataques de pánico, y su voz se le quebró. Pero la risa apareció cuando describió a su nueva familia. “Eramos 7 personas que estábamos viviendo en ese lugar cuando se impuso”, contó.

Los días pasaron, y la convivencia y el encierro se hicieron “amenos”. Durante las primeras semanas -y bajo lo estricto que fue el aislamiento- los siete comieron en familia, “algo que no mucha gente podía hacer”. “Claro, para mí en ese punto ya eran mi familia, estábamos todo el día juntos, cocinando, jugando o charlando”, agregó.

Mariana varada en hostel

La cuarentena se extendió y algunos se empezaron a ir. “Nosotros bromeabamos con los que se iban, ya que decíamos que habían sido nominados y expulsado de la casa”, rió mientras explicó que la partida que más le afectó fue la de Marcelo: “Era el que todos los días hacía el pan casero a la mañana y la excusa para desayunar todos juntos”.

Hostel-Familia-Neuquén011.png
Hostel01.png

Mariana continuó su trabajo desde su hogar: dictó sus clases de inglés a niños y adultos por zoom. Cada uno hacía su vida durante el día, pero se reencontraban en la noche. “Cuando fueron pasando los meses, las rispideces de las relaciones empezaron a aparecer, pero eso es normal en una familia”.

De Mayor Buratovich a Neuquén

Mariana solía decir que era de Bahía Blanca, la ciudad más cercana a su localidad. “Pero ahora con el caso de Facundo, Mayor Buratovich tomó más relevancia porque es la localidad en donde se lo vio por última vez”, explicó en relación al joven que desapareció hace más de 90 días en la Provincia de Buenos Aires.

Embed

En noviembre del 2019, llegó a la ciudad de Neuquén por cuatro días para repartir currículum. A las 4 horas de haber entregado el primero, ya tenía una entrevista. Y a los días, volvió a Mayor Buratovich con una noticia para su familia: “Fin de febrero del 2020 me voy a vivir a Neuquén, conseguí trabajo”. Y Así fue.

En diciembre, rindió sus últimas materias, se recibió y armó su bolso. Dejó los muebles y a sus dos gatas a la espera de poder conseguir pronto un departamento en Neuquén, pero al llegar en febrero se percató de que “los alquileres eran más caros” de lo que ella pensó. “Ahí decidí rentar una habitación en este hostel durante un mes para buscar uno que se acomode a mi bolsillo”, aseguró.

Mariana varada en hostel

Del "apocalipsis" al futuro laboral

Lejos de aquellos ataques de pánicos que tuvo al principio de la cuarentena, esta profesora de inglés, tras más de 140 días, supo que Neuquén no es “la imagen apocalíptica” que vio en la mayoría de los días, sino que también está siendo la posibilidad de potenciar su carrera profesional.

“Neuquén me encanta. Me quedé fascinada con la ciudad, la cantidad de verde y también con la energía, porque desde que llegué se me fueron dando muchos vínculos lindos”, destacó y aseguró: “Me abrió todos los brazos, desde cuestiones laborales, que comprendieron mi situación, y hasta la gente del hostel, que me alojó y, me dio un hogar y un abrazo familiar”.

Maravillas naturales de Neuquén

Esta semana fue la última que Mariana vivió en el hostel. “Fui nominada a irme a vivir sola”, bromeó y tiene la ilusión de volver a ver pronto a sus gatas que están a más de 500 kilómetros . Consiguió un departamento que se amoldó a sus gustos y a su bolsillo, y continuará dictando sus clases por zoom hasta que “la pandemia lo indique”.

Hostel-Familia-Neuquén05.png

Si bien este hostel no tuvo cámaras cómo cualquier edición de Gran Hermano, estuvo de cerca de serlo para ella junto al grupo de desconocidos. Sin embargo, fue el abrazo que necesitó esta joven docente, que deseó concluir con la frase más acertada: “El slogan del hostel es `que te hace sentir como en casa´ y así fue”, concluyó.

Hostel-Familia-Neuquén.png

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

7.1713147410359% Me interesa
86.454183266932% Me gusta
2.7888446215139% Me da igual
1.195219123506% Me aburre
2.390438247012% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario