Por qué a ellas les cuesta mucho más bajar de peso

Es clave el rol del cerebro en el procesamiento de las hormonas.

Londres.- El exceso de peso preocupa a gran parte de la gente. Y por los patrones de belleza que hacen hincapié en una buena figura, la cultura occidental de la dieta parece estar enfocada al público femenino, más obsesionado y presionado por la imagen que el masculino. Lo que pocos sabían es que la ciencia acaba de demostrar que las mujeres sufren más inconvenientes que los hombres para poder perder peso.

Un estudio conjunto de las universidades de Cambridge y Aberdeen detectó una diferencia en el modo en que el cerebro de ambos sexos gestiona las calorías del cuerpo.

Según el informe, las neuronas que regulan el apetito en los hombres también controlan el gasto energético y la actividad física, mientras que las de las mujeres no actúan de esa manera.

"Hay que saber establecer los términos. Todavía no hay diferencia en cómo cada sexo trata la obesidad, sino que se descubrió que parte del cerebro tiene una diferencia significante en cómo usamos las calorías y que ese trabajo es muy distinto entre hombres y mujeres", detalló Lora Heisler, de la Universidad de Aberdeen.

5º lugar ocupan las argentinas en el ranking de sobrepeso de Sudamérica. Los hombres, el 1º.

El estudio fue realizado en ratones y se enfocó en el trabajo de hormonas que los roedores comparten con los humanos. La llave de la investigación estuvo en las llamadas proopiomelanocortinas, un polipéptido precursor de hormonas que regulan el apetito, la actividad física, el peso corporal y el gasto de energía.

"Analizamos el subconjunto de neuronas al que se apunta cuando se proporciona el medicamento contra la obesidad lorcaserin. Vimos que en los casos masculinos se registraba un beneficio en la modulación de la actividad física y el gasto de energía. Y en los femeninos eso no pasaba", explicó Heisler.

Los especialistas llegaron a la conclusión de que cuando se aplican medicamentos que reducen el apetito, el organismo de ambos sexos funciona de la misma manera. Sin embargo, cuando se les quita ese medicamento, la necesidad de actividad física y de gasto de energía de los hombres vuelve a los patrones normales, mientras que en las mujeres permanece ausente. Por eso, los líderes del estudio apuntaron a una posible solución a futuro: diseñar y recetar medicamentos contra el peso específicos para cada sexo.

La Organización Mundial de la Salud informó hace unos meses que en todo el mundo hay más mujeres obesas que hombres. Esta es una de las razones.

Políticas públicas contra la obesidad

Algunos países del primer mundo empiezan a desarrollar políticas concretas de salud pública con el propósito de reducir los niveles de obesidad en sus sociedades. Dos ejemplos: los productos con azúcar agregado fueron quitados de las escuelas públicas de muchos estados de los Estados Unidos. En tanto, en Inglaterra se analiza la posibilidad de aplicar una tasa de impuesto del 50% a todos los productos azucarados. Son buenas ideas para imitar en los países de América del Sur.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído