Por trabajo llegan a Añelo unas 7 familias por semana

Buscan atenuar los problemas del crecimiento vertiginoso.

POR MARIO CIPPITELLI / cippitellim@lmneuquen.com.ar

Llegan todos los días con una expectativa de trabajo. Algunos porque consiguieron un contacto y tienen la certeza de lograrlo y otros porque escucharon hablar del petróleo y de la riqueza. Por eso vienen, aunque la realidad muchas veces sea completamente distinta a la imaginación.

En Añelo la vida es vertiginosa. El movimiento laboral, incesante. El crecimiento, por momentos desprolijo, es un factor delicado que las autoridades deben manejar con cautela. Acaso porque el progreso no siempre conforme a todos. La provincia de Neuquén ya sabe de casos así, por las oleadas de inmigrantes que llegaron durante la época de las “grandes obras”. Muchos concretaron el sueño. Pero otros pasaron a conformar las estadísticas de la pobreza.

Te puede interesar...

Añelo tiene población estable de 8000 personas, pero el número nunca se puede confirmar. Es tan dinámico y cambiante como la actividad petrolera que la sustenta como ciudad. Unas siete u ocho familias llegan semanalmente a la localidad en busca de un futuro mejor, igual que lo hicieron en otras ciudades petroleras. No todos lo consiguen. Algunos vienen porque tienen conocidos o familiares que les permiten el albergue; otros se juegan a todo o nada en una carpa o en alguna toma de tierra donde puedan levantar cuatro paredes. No importa que sea algo precario, lo que interesa es poder vivir en la capital de Vaca Muerta a la espera de un trabajo.

Una de las demandas más grandes que hay en Añelo son las viviendas y los terrenos

El intendente Darío Díaz monitorea la situación a diario. Atiende los casos más sensibles como puede y trata de gestionar con el gobierno provincial obras y más infraestructura para acompañar ese crecimiento, aunque todo queda chico frente a las demandas.

p03-pieza-dario-diaz-añelo.jpg

En la actualidad se está terminando un plan de 220 viviendas que es acompañado por un loteo de 200 terrenos que ayudarán a la gran demanda que tiene el pueblo. También está casi listo el hospital de complejidad 3, que es una de las obras más esperadas, igual que la Comisaría 10. En forma paralela, se va a licitar a fin de año la planta de agua potable que tendrá una inversión de 30 millones de pesos y se espera la finalización de dos hoteles que se le sumarán a los cuatro ya existentes.

“Todos los días llega gente para buscar trabajo”, asegura Díaz. Aunque aclara que hay muchas personas que llegan desde localidades vecinas y se van el mismo día.

Añelo se ubica entre las localidades del interior neuquino donde hay más trabajadores sin estudios superiores o universitarios.

Expectativa

Lo más grave es cuando llegan desde otras provincias con expectativa laboral, pero sin recursos para hacer el “aguante” mientras esperan. “Son los casos sociales más complejos”, reconoce el jefe comunal. Lo que ocurre es que el municipio tiene que asistir a esas personas (a veces familias completas) y los recursos no son suficientes. Cuando se logra una solución aparecen otros casos, y así se convierte en un círculo que nunca termina de cerrar.

En ese crecimiento desordenado y cargado de esperanzas no falta la especulación inmobiliaria de quienes tienen cualquier lugar mínimamente habitable. Por eso, no extraña que un departamentito de un dormitorio, sin mayores lujos, se esté alquilando a unos 15.000 pesos mensuales, una cifra muy elevada, pero que los que vienen de afuera le encuentran la vuelta alquilándola entre tres o cuatro, por más que tengan que vivir amontonados. Lo importante es tener un techo y un trabajo.

Añelo es un lugar de contrastes, una tierra de oportunidades. Es un pueblo que sueña a lo grande por más que la realidad todos los días lo ponga en una encrucijada.

p03-f03-operarios-vaca-muerta.jpg

--> Todos los días pasan unos 5000 operarios

Dos momentos marcan los días laborales en Añelo, que convierten al pueblo en un hormiguero: las primeras horas de la mañana y las de la tarde, cuando finalmente termina la jornada laboral.

Son unos 5000 operarios los que llegan a trabajar a la mañana y se van cuando caen las primeras sombras, lo que convierte los accesos y caminos aledaños en un torbellino de vehículos, camiones y todo tipo de transportes. La calma llega a la noche, pero es sólo por algunas horas, las que dure el descanso. A la mañana se reanudará el movimiento incesante una vez más.

Según explicó el intendente Darío Díaz, muchas empresas decidieron contratar personal y pagar el traslado debido a la falta de viviendas que hay en la localidad. Por eso, son necesarias más obras en infraestructura, especialmente en las rutas que tienen un desgaste y deterioro diario.

Otra gran obra

Ese movimiento -según anticipó el intendente- se incrementará aún más a partir de septiembre cuando comiencen las obras de la empresa Transportadora Gas del Sur para la instalación de un caño troncal que demandará una inversión millonaria. En esos trabajos está prevista la contratación de unos 1000 obreros que también se sumarán al increíble movimiento que tiene la zona. Por este motivo, es más que probable que para ocupar esos puestos se tome la mano de obra de la región por lo que el traslado sea más intenso.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído