El clima en Neuquén

icon
29° Temp
37% Hum
La Mañana obra

Por una obra, comerciantes del Bajo denuncian caídas en las ventas

Desde hace más de un mes tienen la calle Fava, entre Avenida Olascoaga y Leguizamón, cortada por el EPAS. Nadie les responde sobre los plazos de ejecución.

Los comerciantes de la calle Fava, entre la Avenida Olascoaga y Leguizamón, reclaman celeridad en la obra del EPAS que mantiene obstruida esa arteria desde hace más de un mes y los afecta por la fuerte caída en las ventas.

“Al 20 de septiembre, tenemos un 60, un 70% menos de ventas. No nos podemos sostener. La mayoría pagamos alquileres. La calle Fava se ha transformado en un centro comercial, por lo tanto, tenemos ferretería, veterinaria, carnicería y farmacia”, señaló Osvaldo Fernández, un comerciante en declaraciones a LU5.

Te puede interesar...

Fernández explicó que la obra no sólo afecta el tránsito vehicular, sino que también hay complicaciones para que los peatones circulen porque los operarios dejan montículos de barros acumulados sobre las veredas.

“Esta empresa para mi es fantasma, no está identificada, no tiene logos en la ropa de los operarios ni de las maquinarias. No sabes a quien quejarte. Hay una persona dice que es profesional, entiendo que venezolano o colombiano por el acento, pero no soluciona nada. La gente no quería entrar por las cantidad de tierra en la vereda”, detallo el comerciante.

Otros dueños de la zona recurrieron al municipio, pero les indicaron que se trataba de una obra de la Provincia. Entre los vecinos le enviaron una nota al EPAS, pero todavía no obtuvieron respuesta.

AM-Av-Olascoaga-y-Fava-desborde-aguas-servidas-(2).jpg

“No me opongo a este tipo de obras, bajo ningún punto de vista, pero pueden trabajar en los feriados, los fines de semana, en otro horario”, para no afectar al comercio local.

Dijo que los vecinos y comerciantes están preocupados porque no se sabe cuándo van a abrir las calles, la última novedad que tenían es que se iba a demorar más porque se había roto un caño maestro de cloaca.

“Por calle Leguizamón entra un flujo importante de gente. El otro día un cliente me dijo que tuvo que hacer 15 cuadras para poder llegar al negocio. Es que hay excavaciones de casi tres metros de profundidad, nuestra calle parecía Sarajevo, salvando las distancias”, agregó.

Al tomar contacto con el municipio, les indicaron que se les podría condonar deudas de patentes o licencia comercial. “Soy un tipo grande. La jubilación perdió poder adquisitivo, tengo que seguir laburando. No quiero que me condonen deuda, quiero que lo solucionen, lo que pasa es que nadie da la cara”, se quejó el comerciante.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario