¿Prende la voz antigrieta?

Es complejo para el MPN saltar la grieta entre Macri y el kirchnerismo, pero hará el intento con la boleta corta.

La campaña nacional de las PASO del 11 de agosto está desdibujada en Neuquén. Sus principales actores, que dependen de la boleta presidencial, apenas si se mueven en las redes sociales y con cartelería callejera. Más bien, el peso discursivo no está en los precandidatos a senadores y diputados, sino en la nacionalización agresiva de una campaña que tiene de un lado al presidente Maricio Macri y del otro al peronismo kirchnerista con Alberto Fernández.

En Neuquén hay una excepción. Guillermo Pereyra, precandidato a primer senador por el MPN, llamó a cortar boleta y saltar esa grieta. Un objetivo complejo, que se verá si da o no resultados, a pesar de que las estadísticas dicen que no es posible. Si lo logra, será un fenómeno disruptivo en la política.

Te puede interesar...

En el Frente de Todos, en cambio, Oscar Parrilli se mueve por el interior, en una campaña aparte de la que hace el diputado Darío Martínez. Es tal el arrastre de la boleta presidencial que en los distritos más fuertes del interior se ve poca campaña y militancia.

En Centenario, bastión peronista, apenas si hay un pasacalle colgado de la fórmula Fernández-Fernández. “El militante está liberado, no tiene la presión y la gente se mueve sola, sin los dirigentes”, confió un operador de ese sector.

En tanto que Horacio “Pechi” Quiroga, precandidato a senador por Juntos por el Cambio, también está enfocado en la campaña nacional (con alguna distancia de Macri), aunque más metido en los comicios municipales del 22 de septiembre, en apoyo de Marcelo Bermúdez.

El resto de la oferta electoral, desde Compromiso Federal hasta el Frente de Izquierda, busca saltar la polarización. Las PASO serán una encuesta cara pero perfectible para acomodar las fichas, sobre todo en Neuquén.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído