El clima en Neuquén

icon
20° Temp
34% Hum
LMNeuquen guardia

"Que esto no le pase a nadie más", el pedido de la hija de la mujer que murió en la guardia

Aluminé Enrique tenía 58 años y tenía coronavirus. Murió en la guardia del Castro Rendón tras más de 12 horas de esperar por una cama.

"Espero que esto no le vuelva a pasar a nadie más", pidió Isabel Molina, la hija de Aluminé Enrique, de 58 años, quien este martes murió en la guardia del hospital Castro Rendón. Estuvo más de 12 horas en una camilla con mascarilla de oxígeno a la espera de una cama que los médicos pidieron y nunca llegó.

Aluminé tenía coronavirus y hacía poco tiempo le habían detectado cáncer de útero y ovarios. También tenía diabetes, hipertensión y asma. Vivía en el barrio Progreso, era ama de casa y cobraba una pensión. Tenía nueve hijos. Uno de ellos fue asesinado a fines de junio en el paraje Los Miches y, al poco tiempo, le descubrieron el cáncer.

Te puede interesar...

"Ella hacía su vida normal, no venía mal físicamente", contó Isabel a LM Neuquén. Este miércoles, se viralizó el audio de una conversación que mantuvo con una médica del hospital quien le informaba que su mamá no era "candidata" a ser conectada a un respirador. Ella aclara que su familia no le dio difusión masiva ya que no pretendían eso. "Nosotros no queremos problemas. Lo único que queríamos era darle gracias a los médicos y los enfermeros que estuvieron con ella hasta el último momento", afirmó.

Por el contrario, se mostró enojada con el director del hospital Castro Rendón, Adrián Lammel. "Salió hablando en los medios diciendo que tenía un cáncer terminal. Él no puede decir que mi mamá puede llegar a durar tres meses, él no sabía cuánto tiempo podía durar", expresó. Según contó Isabel, hace alrededor de un mes que a Aluminé le habían detectado cáncer y el pasado 14 de octubre debía empezar quimioterapia, pero no pudo porque se contagió coronavirus.

coronavirus-terapia-castro-rendon-covid-19.jpg

Además, la mujer cuestionó las condiciones en las que permaneció su mamá desde el lunes a las 19 que una ambulancia del SIEN (Sistema Integrado de Emergencias de Neuquén) la trasladó al hospital hasta el martes a las 11, cuando falleció.

"Lammel dijo que estaba en una cama y no estaba en una cama. Estaba en una camilla simple con una mascarilla y nada más, él no puede decir eso", apuntó. "Yo entré a ver a mi mamá y no estaba mal. Estaba sin oxígeno, sí, pero ella estaba consciente, nos miraba, nos movía la cabeza, nos escuchaba. No estaba en las últimas", agregó. Aclaró que pudieron despedirse de ella porque su marido se comunicó con el hospital y no alrevés, como había informado Lammel, y lamentaron que no haya podido permanecer en la cama de una habitación como lo hacen la mayoría de los pacientes.

Mientras la paciente permanecía en la guardia, Lammel dijo que se hizo el pedido al Centro Coordinador de Camas para ser derivada a un hospital de menor complejidad porque en el Castro Rendón se esperaba a otros pacientes que “tenían prioridad”. Isabel cuestionó: "Él dijo que había cama y respiradores, ellos no quisieron dárselo a ella".

También recriminó por la "falta de comunicación" ya que, según dijo, no les preguntaron ni informaron los procedimientos médicos como hubiesen querido. "A nosotros nos informaron que no tenía vuelta atrás y eso fue lo único que nos dijeron, nunca nos consultaron. Hubiese querido que me digan por qué, no nos pidieron autorización de nada. Nos dijeron que era por el coronavirus y sobre todas las enfermedades que tenía no nos dijeron más nada", explicó. "Ya sabíamos que corríamos riesgo de enchufarla pero nunca nos dieron opciones de nada. Decidieron por ellos mismos y no le importó nada la familia".

Por último, lamentó que antes del entierro pidió poder vestirla pero "no me dejaron porque me dijeron que ya la habían envuelto".

Embed

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

11% Me interesa
1% Me gusta
2% Me da igual
3.3333333333333% Me aburre
82.666666666667% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario