Qué tenés que hacer (y qué no) si tu hijo pequeño se desmaya

Son apenas cuatro pasos que lo pueden ayudar a salir de la emergencia sin más riesgos.

Madrid
Por lo general, cuando un nene o un bebé se desmaya y pierde la conciencia, los adultos que se encuentran a su alrededor entran en pánico y no saben cómo actuar. Y a veces sus reacciones no sólo no ayudan, sino que empeoran la situación, porque ponen en riesgo la vida del pequeño.

Un estudio publicado por la revista científica Archivos de Enfermedades en la Infancia concluyó que las tácticas que se utilizan habitualmente son "maniobras potencialmente peligrosas".

Los médicos dicen que un 15% de los niños pasan por el trance de quedar inconsciente alguna vez antes de alcanzar la adolescencia. Muchos de ellos terminan en el hospital porque quienes estuvieron a su lado no supieron adoptar las medidas adecuadas.

Muchos de los malos intentos de los padres para que su hijo recupere la conciencia pasan por agitarlo, abofetearlo o tirarle agua en la cara. Según los expertos, estas suelen ser las reacciones en casi la mitad de los casos.

La solución, aseguran los médicos, consiste en poner al niño en la "posición de recuperación", también conocida como "posición lateral de seguridad".

¿En qué consiste esta posición y por qué es tan importante?

Maniobra sencilla
Según el doctor Luigi Titomanlio, coautor del estudio y especialista de Emergencias Pediátricas en el Hospital Robert Debré de París, "todo el mundo debería saber cómo colocar a un bebé, a un niño o a un adulto en la posición de recuperación. Es muy fácil hacerlo -explica-, es una maniobra sencilla que incluso un niño de 6 años puede llevar a cabo".

Atención: la posición lateral de seguridad puede aplicarse en personas inconscientes siempre que no hayan sufrido traumatismos en la columna ni en el cráneo, y con respiración y pulso estables.

El doctor César Amanzo López, instructor de la Escuela de Emergencias de Lima, Perú, asegura que la posición de recuperación "ayuda a mantener la vía aérea permeable y disminuye el riesgo de aspiración".

Colocar a una persona inconsciente en la posición lateral de seguridad requiere cuatro pasos:

1. Con la víctima acostada sobre su espalda, arrodillate en el suelo a su lado. Poné el brazo más cercano a vos en un ángulo recto a su cuerpo, con su mano hacia arriba y hacia la cabeza, y colocá la otra mano debajo de la cabeza, de manera que la palma de su mano esté tocando su mejilla.

2. Doblale la rodilla más alejada de vos en ángulo recto.

3. Con cuidado, girá la persona hacia un lado, tirando de la rodilla doblada. El brazo superior debe estar sosteniendo la cabeza.

4. Abrile las vías respiratorias inclinando suavemente su cabeza hacia atrás y levantando su barbilla, y comprobá que nada esté bloqueándolas. Permanecé junto a la persona y controlá su situación hasta que llegue ayuda.

El doctor Torimanlio dice que es comprensible que los padres "entren en pánico" si su hijo se desmaya y pierde la conciencia, y que es entonces cuando los conocimientos en primeros auxilios deben ponerse en práctica.

Lo más preocupante es que algunos padres agitan a los bebés, lo que es muy peligroso y puede dañar su cerebro, especialmente si el niño es menor de 2 años", advierte. Y aclara que la posición lateral de seguridad puede aplicarse "incluso en bebés" y lo fundamental es "colocar la barbilla en la posición correcta para proteger la vía aérea" (y permitir la entrada de aire).

La doctora Fion Davies, consultora pediátrica, añade: "Sería fantástico si estudios de este tipo urgieran a los padres a aprender primeros auxilios básicos".

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído