Rellenos: el paso que falta en Vaca Muerta

Los desechos de la industria que no pueden tratarse van a lugares de seguridad con altas exigencias ambientales. En Río Negro, una empresa cumple todos los pasos.

POR ADRIANO CALALESINA - adrianoc@lmneuquen.com.ar

La trama de los desechos del fracking en Vaca Muerta tiene una vuelta de tuerca más. Las empresas buscan completar el circuito de tratamiento y ya se alistan a construir los rellenos de seguridad, esas piletas donde se acopian los residuos petroleros que ya no se tratan.

El apuro tiene una lógica, basada en el aumento de los recortes de base aceite, que se usan para la perforación de pozos no convencionales, por el boom de la actividad en la cuenca neuquina. Entre 2016 y 2018 se duplicó la generación de cutting en la actividad (Y14 en la categoría de residuos peligrosos), algo que generó un debate social y político por los desbordes en piletas de Añelo.

Según los datos de la Subsecretaría de Ambiente de la provincia de Neuquén, en 2016 las empresas petroleras declararon 49.797 metros cúbicos de cuttting, mientras que en 2017 fueron 109.350. En 2018, la cifra por ahora es de unos 110.000 metros cúbicos, pero solo de tres de 20 operadoras de los datos cotejados. Se espera que la proyección total sea de 140.000 metros cúbicos de desechos.

El aumento es de un 180% en dos años y refleja que la generación de basura seguirá en alza, teniendo en cuenta los proyectos de desarrollo masivo que tienen las operadoras en la cuenca neuquina al 2023.

El trazado final

El proceso que deben completar las operadoras para cumplir con el decreto 2263/2015, que exige otras condiciones para el tratamiento de estos residuos, es el siguiente: no solo deben tratar sus desechos, sino generar un lugar de “disposición final”, llamado relleno de seguridad, una pileta aislada bajo siete llaves para colocar los desechos que ya no tienen tratamiento después de haber sido quemados.

En la provincia, la empresa Soluciones Ambientales Neuquén (SAN) es una de las habilitadas para tener un relleno de seguridad. Treater Neuquén SA, Ecopolo e Indarsa están en tratativas con Ambiente.

Obtener una licencia ambiental para un relleno de seguridad no es sencillo. Se necesita un estudio de impacto y de suelo, ya que el material depositado contaminante no puede ser tratado de manera que los recortes no tomen contacto con el suelo. Además, las napas deben estar ubicadas a una distancia muy profunda para no contaminarse.

p02 pieza mas e rellenos paso a paso.jpg

Hernán Ceccani es responsable técnico de Soluciones Ambientales Patagónicas SA, una empresa que presta servicios en la Provincia de Río Negro con distintas operadoras como YPF y Vista Oil. La compañía está realizando ese servicio de disposición final cerca de la zona de Entre Lomas, en el kilómetro 68,5 de la Ruta 151.

Explicó que la disposición final de estos residuos es fundamental para cumplir con las leyes ambientales y que desde hace más de un año están recibiendo recortes de perforación para la quema en un horno de desorción térmica, para luego colocarlo en el relleno de seguridad.

“En un horno de incineración (el producto final es una ceniza que sigue siendo un residuo peligroso). Es por eso que va a un relleno de seguridad como disposición final. La ceniza necesita sí o sí relleno de seguridad, a diferencia de la desorción térmica, donde queda tierra para tratamiento”, explicó Ceccani a +e.

p02 pieza mas e rellenos fracking plantas transitorias.jpg

No hay demasiados rellenos de seguridad en la zona. En Neuquén podría haber cuarto este año si las empresas cumplen con los planes ambientales. Hasta hace pocos años, según informaron fuentes del sector energético a este medio, había dos rellenos de seguridad a los que la provincia llevaba algunos recortes de perforación. Uno era Bahía Blanca y el otro estaba cerca de Río Cuarto, en Córdoba. En 2017 ocurrió una inundación en la provincia mediterránea y el lugar se clausuró debido a denuncias ambientales.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario