Romeo a LMN: "Compramos bien y era clave la paciencia"

El manager de San Lorenzo fue decisivo en las gestiones por el DT Pablo Guede y los refuerzos.

Fabricio Abatte
abattef@lmneuquen.com.ar

Neuquén
Después del Pipi Romagnoli, Bernardo Romeo es el máximo ídolo moderno del Ciclón. Adorado en Boedo, tanto por sus inolvidables goles como por sus reiterados buenos gestos hacia la entidad, ya no la mete en el arco, pero la "emboca" con los refuerzos que en líneas generales llegan y se destacan con la azulgrana. Es que por su rol actual de manager de San Lorenzo, el ex atacante resulta decisivo en las negociaciones por las contrataciones. Hace rato que la viene pegando seguido y el gran rendimiento de algunos de los nuevos (Belluschi, Cerutti, Angeleri) en la histórica paliza del miércoles a Boca para obtener la Supercopa Argentina realza más sus méritos.

"Es muy importante este título, sumar otra estrella en el inicio de la temporada, ganar una Copa de esta manera y ante Boca nos da fuerza y mucho ánimo. Los refuerzos anduvieron bien, estuvieron a la altura y nos deja tranquilos de que se hicieron buenas compras", destacó Bernie, recién llegado desde Córdoba a su hogar en La Plata, a LMN.

Con ambos técnicos cuestionados, había mucho en juego para ambos equipos y se notaba el nerviosismo en la antesala al clásico en Córdona. A ello se refiere el ahora dirigente: "Había una tensión previa importante, no habíamos tenido un buen verano, pero con Matías (Lammens, el presidente del club) coincidíamos en que había que tener paciencia... El fútbol en el verano es muy particular. Había técnico nuevo, proceso nuevo, era clave darle tranquilidad al entrenador", destacó el respaldo y la calma que le transmitieron a Guede. Para la institución azulgrana, por el plantel competitivo y amplio que armó, era vital obtener el pasaporte a la Sudamericana. "Lo importante es que ahora vamos a tener Copa todo el año. A disfrutarla y el sábado (por mañana) ya tenemos un partido importante con Sarmiento", aseguró Romeo, con alegría, pero siempre prudente y sin resignar su perfil bajo. Por último se despidió con un "abrazo a los cuervos de Neuquén". ¡Un ídolo!.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído