¿Sabés por qué es tan importante la actividad física?

En estos momentos de encierro es vital mantener la regularidad en la actividad física.

La cuarentena que impone la COVID-19 nos somete a una rutina diferente que no sólo altera nuestro modo de vida, también afecta -de algún modo- el cuerpo y las emociones.

Niños, grandes, adultos mayores… la pandemia no distingue cuando golpea. Por eso es importante “no dejar de moverse” y que el sedentarismo no gane terreno.

Te puede interesar...

Siempre es mejor prevenir. Por eso, la Legislatura de Neuquén, en conjunto con LU5 AM600 y LM Neuquén impulsan la campaña + Salud.

“Hay estudios que indican que en cuarentena 1 de cada 3 personas ha tenido síntomas de ataques de ansiedad o depresión. En nuestro cerebro cuando pasamos una o varias situaciones de estrés, se segregan unos químicos que generan un profundo malestar, apatía, decaimiento, intolerancia, perdida del sueño, falta de apetito o apetito permanente, dolores de cabeza, inflamación, dolores corporales, etc”, explica Tomás Cersósimo, profesor de Educación Física.

Por eso, es vital “moverse”. Más allá de prácticas específicas o disciplinas, basta con poner empeño y voluntad y arrancar.

En tiempos de aislamiento “inevitablemente nos movemos mucho menos que cuando realizábamos nuestras actividades cotidianas y esa cuota de movimiento era imprescindible para mantenernos activos, entusiasmados, socializados y fuertes desde lo físico y emocional”.

LMN+Salud_Abril-AvisosMediaPagina-4 (1).jpg

Además, la actividad física facilita la posibilidad de establecer horarios y mantener hábitos y rutinas.

Cersósimo agrega que estar en actividad “nos va a ayudar a dormir mejor, estar de mejor ánimo, soportar con más fortaleza la incertidumbre que esto genera y los niveles de tolerancia con las personas cercanas que nos toca vivir esta crisis”.

Las actividades recomendadas son aquellas que cada uno venía haciendo, en forma previa a la cuarentena.

Y lo mejor es adaptar esas actividades a los elementos que podemos conseguir en casa. “Esto significa que si íbamos a un gimnasio no vamos a tener en casa los elementos necesarios, pero con un poco de creatividad podemos reemplazarlos, si caminábamos lo podemos reemplazar con subir y bajar la escalera, por ejemplo, pero siempre teniendo en cuenta nuestras capacidades previas a la crisis. Todos lo debemos hacer, niños, jóvenes, adultos y adultos mayores y personas que están limitadas en su movilidad”, agrega el especialista en la materia.

Aquellas personas que no realizaban una rutina previa a la cuarentena deben consultar con un profesor o kinesiólogo de su cercanía.

Embed

- ¿Cuál es la mejor forma de comenzar?

- La mejor forma de empezar es con voluntad. Es imprescindible romper con la inercia de la inactividad, podemos comprometernos con un amigo/a por teléfono a tal hora y contarnos qué vamos a empezar y qué vamos hacer, hay muchos vídeos por YouTube, hay profesores que dan clases de forma gratuita, pero lo principal para hacerlo es destinar un horario a la actividad física. Yo por ejemplo todos los días, a las 17, hago mi ejercicio de lunes a lunes, algunos días con más intensidad otros con menos, pero no dejo ningún día de hacer algo

La actividad física regular de 40 a 60 min, no menos de 3 veces por semana, si es posible todos los días, más en estas circunstancias, “va a generar que unas hormonas específicas y neurotransmisores se segreguen en nuestro cerebro y nos dé una sensación de bienestar inmediatamente terminado el ejercicio, claro que a esto hay que acompañarlo de una buena nutrición e hidratación”, dijo.

Consejos

  • Una rutina guiada por algún profesional de confianza y diseñada para la capacidad y edad de cada uno.
  • Practicarla todos los días, entre 40 a 60 min, hidratarse bien (beber dos litros de agua) alimentarse con frutas, verduras y fibras.
  • Si se puede practicar al aire libre, es recomendable también la exposición al sol entre 10 y 20 minutos por día, en horarios adecuados y tomando los recaudos necesarios.
  • Evitar la sobreexposición a la información.
  • Mantener contacto cotidiano con familiares, amigos, etc.

LEÉ MÁS

Sarampión: una enfermedad con vacuna que vive un nuevo brote

Cómo prevenir y controlar las enfermedades cardiovasculares

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído