Sacan a la luz un libro olvidado de la última dictadura

Estaba en una caja perdida en la vieja Legislatura. Cuenta la versión militar.

Pablo Montanaro

montanarop@lmneuquen.com.ar

Una caja cerrada detrás de una estantería, en una de las oficinas de la antigua Legislatura en la calle Olascoaga, provocó una mezcla de sorpresa y extrañeza en los empleados que realizaban en 2007 el traslado del mobiliario hacia el nuevo edificio de la calle Leloir.

Cuando la empleada de la biblioteca Marcela Carrazco abrió la caja, se encontró con un libro que desde el título de la tapa le generó interés: El terrorismo en la Argentina. Evolución de la delincuencia terrorista en la Argentina. La edición fue impresa tres años después del golpe militar, precisamente el 30 de noviembre de 1979, por el Poder Ejecutivo nacional, según indica la última de las 424 páginas del libro. LM Neuquén accedió al ejemplar, que recién ahora fue catalogado e incorporado al material bibliográfico de la biblioteca de la Casa de las Leyes.

Te puede interesar...

Carrazco aclara que se desconoce cómo llegó el libro y recuerda, junto con su compañera María Oliart, el momento en que lo tuvo por primera vez en sus manos. “En 2007, como era nueva, me tocó hacer el relevamiento de todos los bienes muebles e inmuebles para el traslado al nuevo edificio de la Legislatura. Había una oficina que era utilizada como depósito, estaba llena de paquetes. Cuando corrimos una estantería nos encontramos con la caja donde estaba este libro”, explica mientras exhibe el ejemplar.

En la primera parte del libro se muestran recortes periodísticos de hechos violentos protagonizados por distintas organizaciones políticas ocurridos entre 1959 y 1979, que, según se describe en la introducción, “atiende al tratamiento simultáneo y mejor comprensión de la íntima relación entre la circunstancia política y el hecho terrorista que nace y medra a su sombra. De tal manera puede apreciarse la naturaleza criminosa de sus fines, de sus técnicas y de sus frutos”.

dp08-f01-nqn(SCE_ID=261740).jpg

Le siguen otras cuatro partes que pretenden dar a conocer los objetivos, estrategias, técnicas y procedimientos “utilizados por la subversión para infiltrarse, controlar desde su interior y orientarlas hacia el apoyo de la lucha armada, a cada una de las instituciones de cada uno de los sectores que integran la sociedad argentina”. Y agrega que “la “ideología de la muerte se introdujo y dominó la educación y la cultura, el sector del trabajo, la economía y la justicia”

El libro detalla minuciosamente la cantidad de víctimas (687) asesinadas por la “subversión terrorista” entre personal del Ejército, Policía Federal, gremialistas, políticos, sacerdotes, esposas e hijos de militares, entre otros. Además, se destaca un apartado que incluye los nombres de “los subversivos asesinados por intentar desertar de Montoneros al comprobar el engaño en que habían caído”. También aparecen los secuestros a empresarios, como los hermanos Born, Enrique Metz de Mercedes Benz, con los montos en pesos y en dólares percibidos.

En otras páginas se detallan las acciones ejecutadas por los grupos armados, acompañadas de documentos auténticos emitidos por aquellos como los partes de guerra sobre el ataque al Batallón de Arsenales 121 de las Fuerzas Armadas, en la localidad de Fray Luis Beltrán, a 213 kilometros de Rosario, en abril de 1975, ejecutado por el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) y el de diciembre de 1976 en una dependencia del Ministerio de Defensa por el Ejército Montonero cuando se realizaba una reunión del personal superior.

Otro de los anexos está dedicado a las manifestaciones y efectos del accionar subversivo en el ámbito educativo, donde se describen las técnicas empleadas en cada nivel a través de “maestros ideológicamente captados”.

“El contenido es feo, pero es la historia”

“Le decíamos el ‘Libro Gordo de Petete’”, recuerda Carlos Ortiz, empleado de la biblioteca de la Legislatura para referirse al libro El terrorismo en Argentina. En diciembre de 1983, como bibliotecario en la antigua Legislatura de la calle Olascoaga, Ortiz rescató el ejemplar del libro escrito por la dictadura en 1979 de un camión con documentos para tirar. “Lo agarré justo cuando se llevaban las cosas y al empezar a hojearlo me dije: ‘Todo esto pasó en el país y yo no sabía nada’”. A aquel empleado de 21 años le pareció interesante lo que se desplegaba en las más de 400 páginas. “Me acuerdo que la directora de ese momento me dijo que tuviera cuidado con ese libro porque era medio jodido; todavía había miedo por lo pasado en la dictadura. Pero a mí me pareció interesante. Hasta incluso me lo podría haber llevado a casa, pero me pareció que era un material de valor”. Y afirma que el contenido del libro “será feo, pero es parte de nuestra historia”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído