Santino, el radioaficionado más joven de la Argentina

Es neuquino, tiene 9 años y consiguió la licencia el lunes pasado.

Por Mario Cippitelli - cippitellim@lmneuquen.com.ar

Mucho antes de que aprendiera a hablar con claridad, ya sabía que algún día sería radioaficionado. Veía la pasión de su papá una y otra vez, tratando de establecer comunicaciones lejanas, imaginando mundos que no se veían pero se escuchaban, que estaban cercanos o en los confines del planeta.

Te puede interesar...

Pero no tardó demasiado en cumplir ese sueño que tenía desde chiquito. Santino Della Cha tuvo que esperar a los 9 años para que finalmente le otorgaran la licencia correspondiente que lo convertiría en el radioaficionado más joven del país.

Hasta hace poco, ese permiso era otorgado a los mayores de 12 años, pero un cambio en la reglamentación le permitió a este nene, que cursa quinto grado en el colegio Amen, lograr finalmente el permiso con el que tanto soñaba. Casi nada.

“No tengo horarios determinados para hablar por la radio. por lo general, lo hago cuando tengo ratos libres. pero me gusta mucho desde que era muy chico”, dijo Santino Della cha, el radioaficionado más joven del país.

Comienzo

“Me gusta desde que era muy chiquito, mi papá me enseñó”, dice Santino. Y su papá Enrique reconoce que todo empezó “como un juego” y que para el nene era una cuestión tan natural y cotidiana ver los aparatos y escuchar las comunicaciones, que el entusiasmo fue inmediato.

“Todavía estaba aprendiendo a hablar y ya sabía prender un equipo móvil que yo tenía en la camioneta, y hacía algunos llamados y todos los que lo escuchaban sabían quién era porque prácticamente lo conocen desde que nació”, recuerda Enrique.

“Los radioaficionados siempre somos una reserva de comunicaciones frente a las emergencias. Siempre pensamos qué podemos hacer para sumar a más gente al radio club”, dijo Gustavo Iturrioz, Presidente del radio Club neuquén

Técnicas

Fue todo un desafío para los integrantes del radio club y para los instructores porque había que enseñar reglamentaciones y técnicas de electricidad, resistencias. Le pusieron un poco más de atención, trataron de explicarle con palabras más simples y Santino finalmente aprendió. Afortunadamente, por su familiaridad con la radio ya tenía la modulación incorporada.

En sus prácticas operativas logró comunicarse con otros radioaficionados de Argentina y Chile, que se vieron sorprendidos por la juventud y el entusiasmo del pequeño interlocutor. “Hay un par de chilenos que son bastante buena onda”, asegura Santino, aunque aclara que no son jóvenes. Y claro. Cómo ser joven frente a él, que tiene nada más que 9 años.

En efecto, el espectro de radioaficionados en el mundo es tan amplio que figuran nenes como Santino y hombres que pasaron los 70 o los 80 años. No hay límite en la edad. Y eso es lo que tienen de fascinante esas conversaciones. Permiten conocer gente de otros países y otras culturas por más que tengan la edad que tengan.

“El radio club Neuquén siempre es un soporte importante cuando hay una emergencia o una catástrofe, como ocurrió durante las inundaciones de 2014”, dijo Enrique Della Cha, radioaficionado y papá de Santino

¿Celu o radio?

Santino reconoce que en la escuela no todos sus compañeros festejaron la idea de que fuera radioaficionado. “Yo trato de explicarles que la radio es más linda que el celular, pero algunos no quieren reconocerlo”, dice.

Licencia

Pero el entusiasmo de este nene es más fuerte que cualquier crítica. Por eso explica con orgullo que su licencia es la LU1YDS (LU por el país, el 1 es un número aleatorio, la Y es por la provincia de Neuquén, y la D y la S por el apellido y el nombre, Della Cha Santino).

Santino asegura que seguirá perfeccionándose para poder ascender de categoría a medida que pase el tiempo. Y que está decidido a empezar a estudiar inglés, el idioma universal en la radiofonía para poder comunicarse con gente de cualquier parte del mundo. Por ahora, practica en una banda que se circunscribe a las provincias argentinas y al territorio chileno.

Aprender, comunicarse, mantener la increíble imaginación que tienen los niños. Santino está camino a ser un gran radioaficionado. Solo es cuestión de tiempo. Después de todo, tiene mucho por delante.

Un rol social importante más allá del hobby

Aunque el avance de la tecnología conspiró un poco contra la práctica que realizan los radioaficionados, la actividad se mantiene y hay miles de entusiastas hombres y mujeres que diariamente salen al aire para comunicarse con el mundo.

Gustavo Iturrioz, presidente del Radio Club Neuquén, explicó que en la actualidad la entidad tiene unos 70 socios, aunque hay muy pocos activos.

Iturrioz dijo que es importante que se mantenga el trabajo de los radioaficionados en todo el mundo porque, más allá que se trata de un hobby, la actividad cumple un rol social muy importante cuando hay una emergencia.

“Trabajamos en las últimas inundaciones que hubo en Neuquén y fuimos espejo de comunicaciones con el último tsunami de Chile”, indicó Iturrioz, quien convocó a los neuquinos a interiorizarse en esta actividad.

El Radio Club Neuquén está ubicado en la calle Pico Truncado 1020.

LEÉ MÁS

El intendente de Villa La Angostura pide cerrar el paso Cardenal Samoré

Las mascotas deben hacer cuarentena con sus dueños

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
100% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario