Scaloni, hábil y oportunista

Le tiró centros ayer al Flaco Menotti en plena conferencia y dio la impresión de acomodar su discurso a lo que antes expresaba el César a la prensa. Esa demagogia no debería sorprender si se repasan los antecedentes. Llegó a la Selección sin grandes méritos, de manera poco transparente y traicionando al anterior entrenador, el cesanteado Jorge Sampaoli, que confió en él para su cuerpo técnico. Prometió una amplia renovación, cuya cara visible o una de ellas sería Mauro Icardi, quien finalmente ni va a la Copa América. Sí, en cambio, tendrán lugar los históricos a los que al principio amagó con borrar oyendo el clamor popular.

Queda claro que el técnico de la Selección argentina, Lionel Scaloni, es muy hábil y se mueve con mucha astucia.

El DT de la Selección se mueve de manera inteligente para ganar lugar, pero traiciona los códigos.

Sabe cómo ganar terreno y ese oportunismo es lo que por ahora lo mantiene en el cargo.

De movida pensó en marginar al Kun Agüero, a quien -cuentan- el presidente de la AFA, Chiqui Tapia, no se lo banca. Y a otros pesos pesados también les había bajado el pulgar. Sin embargo, ya sea por el presente futbolístico de los Di María y Otamendi o ¿por mediación de Messi?, tuvo que dar marcha atrás y dejar sus convicciones de lado. Probablemente su ciclo se termine tras la Copa América (solo le sirve ganarla) o a fin de año. Los rumores hablan de que Marcelo Gallardo sería el entrenador a partir de 2020. Pero lo cierto es que a Scaloni poco le importan los códigos y las formas. Es, si se quiere, más inteligente al manejarse fuera de la cancha que a la hora de plantear los partidos, al menos por lo que se vio hasta ahora. Un oportunista capaz de muchas cosas con tal de aferrarse a un cargo y ganar poder. Y eso no está tan bueno y resulta peligroso para el escudo que representa.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído