Se dispararon los costos de la fruta tras el tarifazo

Por la suba de la electricidad, cayó un 40% el ingreso de peras y manzanas a los frigoríficos.

Cipolletti
No es novedad que la actividad frutícola se encuentra, desde hace varios años, inmersa en una crisis constante. Sin embargo, parece no haber tocado fondo, ya que continúa decayendo a pasos estrepitosos. Este año se le sumó un aumento inusitado de la tarifa del servicio eléctrico, lo que redundó en que cayera un 40 por ciento el ingreso de peras y manzanas a los frigoríficos.

En ese sentido, el consultor Miguel Giacinti, experto en fruticultura, explicó que los productores "prefirieron venderles a las empresas que guardarlas en los frigoríficos, principalmente por el aumento de las tarifas. Si uno lo compara en términos de tarifa nominal de electricidad, es un número; si lo compara con el costo efectivo pagado en la factura, es otro muy diferente".

Mientras que por otro lado aseveró que se alcanzó "el nivel histórico más alto de los últimos 25 años en materia de costo de energía eléctrica".

A su vez, el analista sostuvo que "hoy se necesita vender 8 kilos de manzana o pera para cubrir el costo de un cajón. Casi duplicamos el costo de cuanto tenemos que vender para cubrir un cajón, en dólares". Antes -recordó- "desde el año 1985 al 2001, en plena convertibilidad, se necesitaban entre 3 y 4 kilos para cubrir el costo de energía eléctrica".

El consultor subrayó que ahora se duplicó el impacto de lo que se necesita comercializar para poder cubrir ese costo.

Además, Giacinti señaló que los volúmenes de exportación de manzanas este año serán un 25 por ciento menores comparados con los registrados en 2015, mientras que en el caso de las peras se mantendrán en los mismos parámetros.

El precio de la fruta, igual
En cuanto a los precios, dijo que en general no hay cambios en comparación con la temporada anterior, aunque se observa que se está ofertando menos, en calibres chicos y de baja calidad comercial. Sobre este escenario, opinó que este será "un año de transición".

Para el experto, el aumento de la luz significó un pacto muy grande para la actividad frutícola. "Si un 40 por ciento de productores no pudieron guardar la fruta, es muy probable que tuvieran que arreglar un precio que será menor a lo que le podrían sacar si lo hubiesen guardado en el frigorífico".

Una de las consecuencias previsibles será la poca oferta de manzanas y peras en los próximos meses hasta la siguiente cosecha.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído