El clima en Neuquén

icon
Temp
79% Hum
La Mañana cama

Se encadenó y le dieron cama a su papá, pero está muy grave

Natalia Álvarez, de Senillosa, se ató en la puerta del hospital para que trasladen a su padre. Lo logró, aunque tardaron tanto que ahora sólo queda un milagro.

Roberto Álvarez es un conocido camionero de Senillosa, que se enfermó de neumonía en medio del colapso sanitario. Aunque no tiene comorbilidades y dio negativo tres veces para COVID, pasó una semana en el hospital local con saturación del 70 por ciento, sin lograr una vacante en terapia intensiva.

Desesperada, su hija Natalia se encadenó ese lunes en la puerta del nosocomio e inició un reclamo judicial. Logró la cama de alta complejidad, aunque tardó tanto que su papá ahora tiene una falla multiorgánica y sólo queda esperar un milagro.

Te puede interesar...

Natalia contó que debió soportar "maltratos e insultos" de las autoridades del hospital de Senillosa por hacer público el caso de Roberto. Aclaró que toda la familia recurrió a las redes sociales porque no se resignaban a dejarlo sin atención médica.

El hombre, de 57 años, es un conocido camionero de Senillosa. El domingo 30 de mayo, empezó a sentirse agitado al respirar, aunque no tenía fiebre ni ningún otro síntoma. Fue a la guardia del hospital y lo mandaron de nuevo a su casa.

Le hicieron una prueba PCR para COVID, que dio negativo, pero el malestar para respirar seguía. El martes, ya con las piernas llenas de edemas, Roberto regresó a pedir ayuda médica, acompañado por sus hijas. Se confirmó que tenía neumonía y que estaba grave.

Embed

"Ahí lo internaron en una sala COVID, cuando tenía PCR negativo y le hicieron otra prueba, que también dio negativo, pero pedimos que lo lleven a una terapia intensiva y nos decían que era inderivable", relató Natalia. Tampoco pudieron entrar a verlo, sólo sabían que su cuadro era "crítico" y necesitaba urgente una atención de alta complejidad.

Las tres hijas de Roberto decidieron denunciar la situación por Facebook y pidieron a sus vecinos que las ayuden a viralizar el caso, para conseguir una cama. "Mi papá no tiene obra social y recibimos insultos de la directora del hospital y de una doctora, que nos dijeron que éramos una familia de cuarta por salir a decir que no lo trasladaban", explicó Natalia.

Agregó que, en los días siguientes, las discusiones con los directivos del nosocomio subieron de tono y hasta pidieron una interconsulta "porque insistían en que tenía COVID, cuando le hicieron tres PCR que dieron negativo". Según la mujer, el impedimento para trasladar a su papá a un centro de mayor complejidad "era por la edad y porque ellos decían que tenía coronavirus, cuando no es así".

Embed

La familia afirma que recién aislaron a Roberto del resto de los pacientes COVID el sábado pasado, al mediodía. También destacaron que hubo dos doctores que, ante la gravedad de su cuadro, intentaron por todos los medios que accediera a una cama de alta complejidad, sin éxito.

Este lunes, en medio de la desesperación, Natalia se encadenó frente al hospital de Senillosa y compartió un video, que se viralizó por toda la provincia. En la filmación, denuncia a las autoridades del nosocomio por el maltrato y por mandar a Roberto a su casa el primer día "sin hacerle nada, diciendo que no tenía nada y sin hacerle una placa".

El lunes por la noche, la contactaron desde el Centro Coordinador de Camas y le confirmaron que habían conseguido una cama en la clínica ADOS. También le informaron que la Provincia se haría cargo de los gastos de internación, por tratarse de un paciente sin cobertura médica.

Ella siguió encadenada y contactó a una abogada, para presentar un recurso de amparo, porque no confió en el anuncio. En los días previos, había mandado una carta documento a la dirección del hospital.

"Justo a los cinco minutos que termino de presentar todo para el amparo, viene el responsable del Centro Coordinador de Camas y traen una ambulancia del SIEN para llevarlo, pero la doctora lo tuvo que intubar y estuvo dos horas para prepararlo; nos dijo que estaba muy mal y no lo podían trasladar así y sólo con verle la cara te dabas cuenta de lo grave que estaba mi papá", detalló.

Añadió que, al llegar al ADOS, los familiares se enteraron "que tuvo una falla multiorgánica por tantos días sin la atención que necesitaba, porque estuvo saturando 70 y tenía una máscara, no le pusieron respirador, y nos dijeron que es evidente que soportó todo eso porque tenía muchas ganas de vivir".

Embed

Ahora, Roberto está en una sala de terapia no COVID, mientras sus familiares esperan un milagro. "La verdad es que estamos rezando para que se salve y pienso que, si no me encadenaba, hoy lo estaba velando", indicó conmovida Natalia.

Señaló que pasó momentos "de mucha desesperación" porque es enfermera y conoce los protocolos y porque padece diabetes, lo que la convierte en una persona de riesgo ante el COVID. "No nos querían mandar los informes, nos cortaban el teléfono y tenemos grabaciones donde nos insultan; ahora, cuando vino el SIEN, en el hospital lloraban, pero antes siempre nos decían que era inderivable y no nos daban respuesta", subrayó.

Dijo que está convencida de que la cama apareció "porque me encadené y porque se enteró mucha gente y me llamaron de todos lados, pero lamentablemente tardó mucho y ahora pienso en Dios y quiero creer que todo esto pasó por algo y que mi papá va a tener un milagro".

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

5.3191489361702% Me interesa
3.1914893617021% Me gusta
3.1914893617021% Me da igual
12.765957446809% Me aburre
75.531914893617% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario