El clima en Neuquén

icon
19° Temp
43% Hum
La Mañana transportes

Se fundió más del 30% de los transportes escolares

De 25 empresas que funcionaban hace un año, hoy quedan alrededor de 17.  Varios vendieron sus camionetas para pagar deudas.

Ni la crisis de 2001 golpeó tan fuerte a los transportes escolares de la ciudad como la pandemia de Covid. De 25 empresas que había hace un año, hoy quedan alrededor de 17. Hay muchos empresarios en la cuerda floja y otros que vendieron sus camionetas, ahogados por las deudas, y ya no pueden volver a la actividad.

“La verdad es que nos sentimos desamparados y las noticias sobre las clases tampoco ayudan, porque ahora dicen que van a empezar virtuales otra vez y, si seguimos de esta manera, el servicio de escolares va a desaparecer”, advirtió Waldo Frigo, uno de los transportistas que apuesta al 2021 pese a que aún arrastra deudas del año pasado.

Te puede interesar...

Contó que pasó un año parado, sin pagar impuestos ni patentes, con lo justo para comer “gracias a unas cositas dulces que cocinaba mi señora para hacer el reparto”. Añadió que puso todo su esfuerzo para retomar los viajes en 2021 “y ahora nos exigen libre deuda de todo, antecedentes con sellados de 300 pesos, 7 mil de la verificación técnica y un montón de cosas que es plata que no tenemos”.

José Niksic, de transportes Ezequiel´s, coincidió en que “el panorama se ve mal, porque casi no tenés llamados de clientes y, en uno de los colegios privados con los que trabajo, me enteré que perdieron como 200 alumnos, así que habilité dos camionetas nomás y dejé las otras dos guardadas”.

Señaló que él soportó el 2020 con la ayuda económica de familiares y confía en que lo peor quedó atrás “porque lo importante es la presencialidad estos los primeros meses y después, a mitad de año, seguro se recupera”.

Observó que los que vendieron vehículos “estaban con muchas deudas, pero también se fueron porque creen que no va a ser lo de antes y quedamos los que esperamos volver a la normalidad”.

marcos-rossetti-transporte-escolar01.jpg

Para Juan Maripil Bello, de Crecer, las preocupaciones de sus colegas son parte del pasado. “Lamentablemente, yo tuve que vender las camionetas y dejar todo después de 27 años de trabajo; hoy tengo 45 y estoy entregando mi currículum para buscar un ingreso”, relató.

Indicó que, junto con su hermano, que también es transportista, “no pudimos seguir porque nos abandonaron, nos siguieron cobrando los impuestos y tasas todo el 2020, aunque no podíamos trabajar, y así se perdieron otros ocho o nueve escolares en la ciudad; peor que lo que vivimos en 2001”.

“Es muy triste y encima no podés arriesgarte a comprar una camioneta, que hoy sale de 4 a 6 millones de pesos, porque no se sabe cuándo empiezan las clases y encima alguien que no conoce la calle, con el consejo de alguna universidad de no sé dónde, decide que sólo ocupes 14 butacas de 19, cuando eso no garantiza ningún distanciamiento y te complica que el viaje resulte rentable”, detalló.

Para Marcos Rosetti, de transportes Marcos, el panorama también es poco alentador, aunque prefiere jugársela por una mejora progresiva. Comentó que muchos clientes “están con teletrabajo o son gente que se fue de Neuquén, porque vinieron de afuera por Vaca Muerta, y es difícil prever cómo va a estar la demanda, pero de alguna manera nos tenemos que recuperar”.

“En 2020, cada uno sobrevivió como pudo, yo llegué hasta a vender empanadas, y hay que hacer una fuerte inversión para arrancar en marzo, pero lo tomo como una doble apuesta porque hace años que me dedico a esto y no quiero dejarlo, es lo que sé hacer”, explicó.

La medida de recorte presupuestario para el transporte escolar regirá a partir de este año en la provincia.
Imagen ilustrativa.
Imagen ilustrativa.

El abono se fue a 8 mil pesos

El abono mensual para el transporte escolar ronda hoy los 8 mil pesos por alumno, un 40 por ciento por encima que el año pasado. Sin embargo, no hay tarifas fijas, por la incertidumbre sobre cuántos viajes harán los chicos a la escuela y en qué horarios.

A principios de 2020, la cuota mensual para llevar a un alumno a clases todos los días costaba de 5 mil a 6 mil pesos. Hoy, piden alrededor de 8 mil, pero recién arrancan los trámites para habilitar los coches y falta confirmar cuál será la reacción de los padres.

José Niksic, de transportes Ezequiel´s, dijo que aumentó las tarifas “como para cubrirme de las subas del gasoil, que va a llegar a 100 pesos, y cobro más que el monto que se está hablando porque mis clientes saben que tengo camioneta de refuerzo y ofrezco mayor seguridad”.

Desestimó que la restricción de butacas por el Covid impacte en la rentabilidad. “Hay que ver cómo se acomoda, porque el larga distancia empezó igual y hoy está con el 100 por ciento de ocupación y nadie dice nada”, razonó.

Marcos Rosetti, de transportes Marcos, contó que sus tarifas siguieron la inflación, “aunque hay que aclarar que en este momento que nadie vive del transporte escolar porque no es rentable”.

“Para que el servicio funcione, el precio se ajusta por el combustible, el salario de los choferes y el mantenimiento, con una proyección anual que dividís por los nueve meses de clases y la cantidad de clientes; así que lo que se pague va a depender de eso”, graficó.

transporte escolar

Cómo serán los viajes este año

El municipio publicó un protocolo con los requisitos que deberán cumplir los dueños de los transportes escolares y los padres que contraten el servicio mientras se mantenga la emergencia sanitaria por coronavirus.

- Asientos numerados: Los transportistas deberán numerar los asientos disponibles y asignar a cada niño una ubicación fija, para poder identificar los contactos estrechos en caso de algún positivo de Covid. También tendrán que llenar un formulario web con la lista diaria de pasajeros.

-Declaración jurada: A los padres o tutores se les exigirá una declaración jurada para presentar al transporte escolar, en la que se comprometen a no enviar al alumno si presenta algún síntoma de Covid o tuvo contacto estrecho con alguien positivo. Es un requisito imprescindible para contratar el servicio.

- Termómetro y butacas libres:Antes de subir al coche, el chofer tomará la temperatura de cada chico. Si hay sospecha de fiebre, no podrá viajar y se notificará a sus padres. Una vez en el vehículo, el 20 por ciento de las butacas quedarán libres y se colocará una lámina de nylon o barrera entre la cabina y los pasajeros.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

4.1666666666667% Me interesa
0% Me gusta
12.5% Me da igual
4.1666666666667% Me aburre
79.166666666667% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario