El clima en Neuquén

icon
28° Temp
29% Hum

Signos compatibles: estas parejas no tienen mucho futuro

Algunas combinaciones zodiacales no entran precisamente en el ideal de la teoría de signos compatibles.

A la hora de formar pareja con alguien, son muchos los factores que entran en juego. Los intereses comunes y la atracción física forman parte de esa lista, en la que también destaca la astrología. Así, en lo relativo a los signos compatibles, hay relaciones para las que las estrellas están alineadas a su favor, mientras que para otras, los astros marcarán su fracaso.

Centrándonos en este último grupo, estas son las peores combinaciones románticas del zodiaco.

Capricornio y Aries: para los primeros, vivir con un ariano puede hacer que se sientan bastante ansiosos y estresados debido a su naturaleza controladora y responsable, así como a su tendencia a oponerse a cualquier tipo de autoridad. Los del carnero pondrán a prueba a los de la cabra cuando trabajen en proyectos domésticos, cocina y tareas numéricas.

Acuario y Tauro: la naturaleza librepensadora de los acuarianos choca directamente con la intransigencia del toro, algo que suele ser un obstáculo insalvable cuando se trata de discutir las finanzas, la estructura del hogar y los planes futuros en pareja. El primero vive en la vanguardia, mientras que el otro se aferra a lo práctico y lo tradicional. Esa es una fórmula casi segura para el fracaso.

Signos compatibles.jpg
Signos compatibles: estas parejas no tienen mucho futuro

Signos compatibles: estas parejas no tienen mucho futuro

Piscis y Géminis: este dúo puede tener dificultades para comprenderse por sus diferentes enfoques de la vida. El pez encontrará al de los gemelos absolutamente abrumador debido a sus inconsistencias personales en diferentes temas. Durante conversaciones serias, además, un pisciano podría pensar que está ayudando a su geminiano con un problema, mientras que para el segundo esto será una intromisión en su vida.

Leo y Tauro: son signos compatibles por su naturaleza egocéntrica y su terquedad. Sin embargo, a los leones les gusta arriesgarse, disfrutar de su tiempo en el centro de atención, mientras que los astados son más tradicionales y estrictos. Esto puede causar peleas entre ellos. El toro acusará a su socio de no tomarse nada en serio y este le pedirá que se relaje.

Lo más leído

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
28.571428571429% Me da igual
28.571428571429% Me aburre
42.857142857143% Me indigna

Dejá tu comentario