Siguen abiertas las heridas del primer triple crimen

Hace 18 años desaparecían Verónica Villar, María Emilia y Paula González. A los 2 días las hallaron muertas.

Se acerca el 11 de noviembre, una de las fechas que los cipoleños recuerdan con más dolor tras el primer triple crimen, donde las hermanas María Emilia y Paula Micaela González y su amiga Verónica Villar,fueron brutalmente asesinadas. El 9 de noviembre de 1997, hace 18 años, las tres jóvenes salieron a caminar y fueron encontradas sin vida dos días más tarde.

Ofelia Villar, mamá de Verónica, convocó a los vecinos a participar de diferentes actividades que se realizarán el próximo sábado en el centro de la ciudad "en conmemoración de 18 años de impunidad del primer femicidio".

La concentración será a las 19 en la intersección de las calles España y Roca, donde se desarrollarán presentaciones artísticas a cargo de jóvenes que, según destacó Ofelia, "son los que siempre la acompañan".

"La actividad será también para denunciar todos los crímenes de mujeres que ocurrieron en la ciudad, que ya son 15, por eso hablo de femicidio, porque son homicidios en los que todavía no se encontraron culpables, y que hay un Estado que garantiza la impunidad", relató la mujer.

Con respecto al caso de su hija, dijo que hasta el momento no tuvieron ninguna respuesta sobre la investigación. "Se llegó a un juicio que determinó que quede una causa abierta y una causa más impune en la provincia de Río Negro. Hay que ser muy ingenuo en creer que (Claudio) Kielmasz pudo llevar a cabo solo este hecho. Algo así se pudo hacer porque hay gente que sabe cómo hacer estas cosas", cuestionó en declaraciones a LU19.

“Hasta el día de hoy no sabemos qué pasó, por qué pasó, ni quiénes fueron. La familia Villar no negocia con el poder, sólo queremos saber la verdad, y alguien tiene que decir qué ocurrió”. Ofelia Villar. Madre de Verónica, una de las víctimas del primer triple crimen


A su vez, Ofelia aseguró que Kielmasz, el único condenado por el hecho, "siempre fue un manipulador que manejó a la familia y hasta a la Justicia", mientras que cuestionó el tratamiento de preso vip que recibió. "Siempre estuvo bien cuidado, ya que era la persona perfecta para adjudicarle el caso", subrayó.
La madre de Verónica relató que todas las irregularidades se produjeron durante el período de instrucción de la causa. "Kielmasz recién aparece cuando se cae la hipótesis de los marginales, quedando libres Sepúlveda y Huenchumil por falta de mérito", reveló.

Recordó, además, que luego de mucha presión ante organismos internacionales, la Justicia nombró a tres fiscales para rever la causa, hecho que describió como lamentable, ya que se llegó a poner tres pollos en el lugar de los cuerpos.

"Hasta el día de hoy no sabemos qué pasó, por qué pasó, ni quiénes fueron. La familia Villar no negocia con el poder, sólo queremos saber la verdad, y alguien tiene que decir qué ocurrió", expresó.
Por último, la mujer recordó también: "En aquellos años a todos los cipoleños se les paralizó el corazón y salieron a buscarlas, mientras la Policía, de muy mala gana, nos decía que había que esperar 48 horas y que no tenían efectivos para los rastrillajes".

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído