Sin fecha de inicio, Corea del Norte y EE.UU. acuerdan un desarme nuclear

Kim Jong-un y Donald Trump firmaron un acta en una cumbre que fue calificada de "histórica".

Estados Unidos y Corea del Norte acordaron hoy la "completa" desnuclearización de la península coreana, aunque sin que el líder supremo Kim Jong-un se comprometiera a un calendario concreto para llevarla a cabo.

Kim y el presidente estadounidense, Donald Trump, firmaron en Singapur un acuerdo tras una histórica cumbre de casi cinco horas, pero el texto no contempla fechas ni pasos específicos, sino que sólo señala que el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, se reunirá "lo antes posible" con funcionarios norcoreanos para poner en marcha pronto los resultados del encuentro.

En el texto, Kim manifiesta su "firme e inquebrantable compromiso" con la completa desnuclearización de la península coreana. A cambio, Estados Unidos promete otorgar "garantías de seguridad" al país comunista.

A su vez, ambos países anunciaron que refundarán sus relaciones respondiendo al deseo de ambos pueblos de "paz y bienestar". Hasta ahora no había contactos diplomáticos entre ambas naciones.

Además expresan su deseo de lograr una solución de paz "duradera y estable" entre las dos Coreas, que siguen formalmente en guerra desde el final del conflicto en 1953, que se cerró en su día sólo con un armisticio. Sin embargo, tampoco en este caso se mencionan pasos concretos.

Trump anunció que quiere invitar a Kim a la Casa Blanca para continuar con las conversaciones, toda una victoria para el líder de un país aislado internacionalmente. "Estamos orgullosos de lo que ha pasado hoy", dijo Trump, que habló de "un acuerdo muy amplio" pese a que el documento se queda en generalidades.

También Kim se mostró muy satisfecho. "El mundo verá un gran cambio", dijo. "Hemos decidido dejar el pasado atrás".

Hace pocos meses ambos aún se intercambiaban insultos hasta llegar incluso a amenazarse con ataques nucleares, tras la firma todo eran elogios. Trump dijo de Kim que es "un hombre muy talentoso" que "quiere mucho a su país".

La cumbre comenzó con una reunión de los dos líderes solos con sus traductores y siguió con una comida conjunta de las delegaciones. Antes de sentarse a la mesa, Trump ya estaba exultante: "Las cosas fueron mejor de lo que nadie hubiese podido esperar, de primera clase", celebró.

El encuentro en el hotel "Capella" de la isla turística de Sentosa debe marcar un nuevo comienzo en las relaciones tensas y a menudo hostiles. Tras el primer apretón de manos, Kim dijo: "Las viejas prácticas y los prejuicios nos perjudicaron, pero los vencimos a todos y hoy estamos aquí".

Ambos líderes posaron para la prensa frente a seis banderas de cada uno de sus países en el hotel de estilo colonial. Durante el histórico apretón de manos, que duró 13 segundos, los dos se veían tensos y serios, pese a lo cual el presidente estadounidense le apoyó brevemente la mano en el hombro a Kim en un gesto amistoso.

Por la parte norcoreana participaron en la reunión el ex jefe del servicio secreto e influyente asesor Kim Yong-chol, así como el ministro de Exteriores Ri Yong-ho. Tras el encuentro entre los líderes, las dos delegaciones comieron juntas antes de firmar el acuerdo.

Además de garantías de seguridad, el líder norcoreano quiere un levantamiento de las fuertes sanciones que le han aplicado Naciones Unidas y Estados Unidos como respuesta a sus ensayos nucleares y balísticos. En abril, Kim anunció el cese de las pruebas como forma de limar asperezas y dijo que se concentrará en el desarrollo económico.

Corea del Norte quiere tener relaciones diplomáticas con Estados Unidos y propone como solución un proceso "sincronizado" y "paulatino".

Fuente: DPA

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído