El clima en Neuquén

icon
Temp
76% Hum
La Mañana pijamas

Son madre e hija y diseñan los pijamas favoritos para el home office

Crearon un emprendimiento en plena pandemia y las ventas explotaron. Graciela cose pijamas originales y Florencia se encarga de la venta online.

La pandemia generó profundos cambios en los hábitos más cotidianos. La alimentación, el trabajo, el ritual de tomar mate y hasta los saludos son distintos a partir de la llegada del coronavirus y, entre esas transformaciones, también se modificó la forma de vestirse. Graciela y Florencia son madre e hija y supieron interpretar las nuevas necesidades a través de La Fleur, su emprendimiento de lencería y pijamas que aún hoy viste a los que mantienen la costumbre del home office.

Florencia D’Abramo estudia Psicología Social y trabaja en el Instituto de Seguridad Social de Neuquén (ISSN). Nunca había sentido el ímpetu de emprender ni se había puesto en contacto con el ecosistema emprendedor de la región. Sin embargo, cuando las cifras de contagios y muertes por coronavirus la atormentaban desde los noticieros, pensó que un nuevo proyecto comercial podría ser la mejor herramienta para mantener su mente ocupada y evitar los pensamientos negativos.

Te puede interesar...

Decidió traducir su apodo, Flor, al francés, y así le puso nombre a su proyecto, que comenzó como un espacio de reventa de lencería y producción de algunas prendas íntimas. Pronto, decidió sumar a su mamá. Graciela Pérez es ama de casa y cose "desde siempre", por lo que no dudó demasiado cuando su hija le propuso confeccionar ropa que fuera útil en el tiempo de encierro. Así nacieron los pijamas, que viajan desde Centenario a otras ciudades para abrigar a las mujeres que quieren cumplir su teletrabajo abrigadas y cómodas.

Lo primero que quiso hacer Florencia fue diferenciarse. Por eso, siempre se empeña en buscar las telas más originales o piensa diseños creativos para estampar sobre cada género a través del método de sublimación. Eligen la estampa, y luego Graciela se dedica a coser conjuntos que combinan el diseño con el confort.

Graciela y Florencia Emprendimiento de Pijamas (2).jpg

"En plena pandemia nos iba re bien porque todas querían un pijama con pantalón de polar para hacer home office", aseguró sobre su conjunto estrella, que combina una musculosa básica de color blanco con un pantalón suave y original, que suma diseños de estrellas o nubes y que conquista con su comodidad.

Aunque los contagios bajaron y muchas trabajadoras regresaron a sus oficinas, las clientas siguen comprando los pijamas de La Fleur para las noches de descanso. "Nos eligen porque son productos muy accesibles, no queríamos poner precios muy caros porque hay otras marcas que tienen precios que son imposibles de pagar", explicó la joven.

Su primer canal de venta fue su cuenta de Instagram. Así, Florencia tuvo que aprender a elegir los mejores ángulos para las fotografías y a editar imágenes para crear su propia vidriera digital. A prueba y error, desarrolló conocimientos de marketing y se esforzó por ordenar el enorme caudal de ventas que la sorprendió en medio del confinamiento.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCbKxaM9OalQ%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAHrgAL3XZCEuCJcObc9QZCjXepZBfi2zuvT1vWv8uZCYHSXCM8hpwCNMOb3jb4bZBVbZBsNN84H4MOECg4rNnGGf04e3QydR2wUiWZCa8oGSMeY58Fa1MSNCoSEF83MawnZCYjnMawC2dJzPfBhrCUmxNG0Gp3K2JgwkB2m28E1GWi4HJ6lJE1wZD

Más tarde, y a partir de la flexibilización de las medidas sanitarias, se abrieron otros espacios de comercialización. Las emprendedoras se contactaron con la creadora de la feria Oh La La que, además de ofrecerles un stand para vender, las conectó con una gran red de productoras que trabajan por cuenta propia y que compartían con ellas valiosas lecciones a la hora de crear un negocio desde la raíz.

Ahora, las dos combinan ambos puntos de venta: ofrecen sus pijamas por su perfil en Instagram y también se instalan, una vez por mes, en la feria del Hotel Tower para darse a conocer. "A principios de mes se vende muy bien, y también en la feria, ahí se vende muy bien y es donde nos conocen y nos empiezan a seguir para comprarnos", detalló Florencia.

A futuro, madre e hija sueñan con tener su propio showroom, para ambientar el espacio a su gusto y ofrecer a las clientas otros productos vinculados al teletrabajo y la importancia de estar cómodas dentro de casa. A los originales pijamas, de confección propia, sumaron pantuflas de felpa y ropa interior cómoda que consiguen a través de proveedores, y que sirven para complementar conjuntos ideales que no resignen el confort.

Pijama (1).jpg

Haberse convertido en socias sirvió para que Florencia y Graciela explorarán una faceta nueva de su relación. "Siempre nos llevamos muy bien, pero a veces como emprendedoras chocamos porque tenemos visiones diferentes", explicó Florencia, y agregó que los debates suelen llegar a buen puerto porque intercambian conocimientos.

La joven definió a su mamá como "una genia de la costura" y, aunque ella intentó dar algunos pasos en la lencería de confección propia, Graciela suele ser la que más absorbe nuevos conocimientos para adaptarse a la venta online. "Tuvo que aprender a usar Instagram o a usar un posnet", expresó su hija, que ejerce su rol docente para ayudarla a involucrarse con las nuevas tecnologías.

Graciela y Florencia Emprendimiento de Pijamas (11).jpg

Por la explosión en las ventas, Graciela dedica todo su tiempo libre a la confección de los pijamas. Florencia, en cambio, debe hacer malabares entre la facultad, su trabajo y todas las gestiones que lleva adelante para insertarse en el mercado neuquino con sus pijamas. Los fines de semana, además, suman las ferias de emprendedores donde se dan a conocer y concretan gran parte de las ventas. "Siempre me gustó estar a mil", admite la joven.

Lo que comenzó como una estrategia de evasión para las noticias de enfermedad y muerte se convirtió, al final del camino, en un exitoso emprendimiento de costura artesanal. La Fleur parece llevar dentro de su ADN el gen de la pandemia, porque se adapta a la vida cómoda que muchos adoptaron durante el confinamiento y que aún hoy, con más trabajo en las oficinas, decidieron no resignar.

Pijama.jpg

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario