El clima en Neuquén

icon
Temp
54% Hum

Tatuajes solidarios y gratuitos: Paró en Neuquén para transformar marcas del dolor en arte

Diego Staropoli de Mandinga Tattoo dice presente en la Casa de las Leyes para reconstruir con sus diseños areola mamarias en mujeres que transitaron cáncer de seno. Está en camino a Alaska.

El arte sigue conmoviendo en formas inesperadas. Y no hablo solo del arte en términos de belleza, de estética, sino - y especialmente- del arte de hacer bien. De llevar luz ante tanta sombra, de abrazar y abrir un universos de posibilidades a quienes en algún momento les fue difícil encontrar un faro. Todo en forma desinteresada o - mejor dicho- con el interés de llevar esperanza, devolver sonrisas e inyectar energía linda, como una bocanada de aire fresco para redescubrir y volver a valorar cada palpitar.

Eso hace Diego Staropoli con su enorme talento y generosidad, esa que dirige su mano con delicadeza para dibujar en esos cuerpos atravesados por el dolor, paraísos de tinta. Ahí, donde el sufrimiento dejó su huella, una caricia grabada que ayuda a sanar...

Te puede interesar...

Por si ya no resultara extraordinario su vida y el mundo que creo a partir de su vocación, Diego sigue abriendo caminos más allá de las fronteras de Buenos Aires, donde creo Mandinga Tattoo, una usina de creativos diseños que además de darle trabajo a un nutrido grupo de artesanos del tatuaje, mejoró la vida de muchas personas con sus acciones solidarias. De las ayudas a escuelas rurales, a la cruzada de reconstruir areolas mamarias en mujeres que transitaron una mastectomía, para sumar luego un manto de belleza en las cicatrices por quemaduras para que víctimas de violencia de género puedan resurgir como “Fénix de Mandinga” y rehacer su vida. Todo en forma gratuita.

Tattoo Mandinga (4).JPG

En el inicio de su año sabático, en el que cumplirá el sueño de unir Ushuaia y Alaska en un viaje con su familia en motorhome, Diego se tomó unos días para hacer un parate en Neuquén para regalarle su arte a mujeres que hayan o estén luchado contra el cáncer de mama, además de protagonizar una exposición y un conversatorio sobre el tema en la Casa de las Leyes (Av. Olascoaga 650), de la mano de Asociación Civil Rosa Fénix Patagonia Argentina, conocida por las entusiastas remadoras del Bote Dragón y las diversas acciones que realiza para colaborar con la rehabilitación física y emocional de quienes atravesaron esa enfermedad.

https://twitter.com/MujeresyDiversi/status/1486478832785788930

Las complicaciones sanitarias y las restricciones fronterizas derivadas del aumento de los contagios en la tercera ola de COVID, conspiraron y abrieron la posibilidad de que Diego y su familia decidan decir presente en el Alto Valle para dejar su sanadora huella en quienes se acerquen la Casa de las Leyes para hacer una reconstrucción de sus pezones o bien solo observar su obra y participar de una charla.

"La idea era estar en Chile, deberíamos haber estado ahí hace ya diez días como para llegar a Alaska en verano", contextualizó Diego, en diálogo con LM Neuquén, minutos antes de arrancar la primera jornada de tatuaje sanador, que tendrá una segunda sesión este viernes.

"Con la aparición de esta nueva cepa de COVID (Ómicron) el viaje se hizo más lento, las fronteras estaban reticentes a dejarnos salir y empezamos a plantearnos la idea de hacer algunas paradas. Hace unos días estuvimos en Bariloche donde presentamos la muestra temática que traemos acá sobre cáncer de mama y violencia de género. No es ni más ni menos que retratos de personas a quienes ayudamos con los tatuajes", agregó, luego de agradecer el trabajo de Rosa Fénix a la hora de organizar su actividad en Neuquén con la Legislatura.

Tattoo Mandinga (9).JPG

Compromiso y empatía para ayudar a mejorar la vida

Aunque la vocación solidaria fue una constante en la vida de Diego y Mandiga Tattoo, que hoy tiene dos locales en los barrios porteños de Villa Lugano y San Telmo, su interés por mejorarle la vida a las mujeres que luchan contra el cáncer de mama se concretó hace ocho años luego de acompañar a varios familiares en esa enfermedad.

"Empecé a hacerlo porque me enteré de esta posibilidad, de que con un tatuaje se pueda tener una areola mamaria. Lo de la violencia de género fue de casualidad. Tatuamos a una persona que estaba quemada, se hizo viral y empezaron a venir otras personas y cuando me di cuenta ya estaba viniendo mucha gente. Empecé a hacerlo en forma gratuita porque no impedía que podamos seguir viviendo, ya que somos 17 tatuadores. Elegí hacer el trabajo para personas que no tengan para pagarlo porque peor que eso es que no tengan más esperanzas. A los que todo el mundo les dice que no, yo les digo que si. Así es como estamos en este camino", señaló.

Consultado sobre cómo hace para trabajar en una parte del cuerpo tan sensible, con personas que transitaron situaciones difíciles, con toda la carga emocional que conlleva, Diego explicó: "Es muy duro, en ambas situaciones. Con el tema del cáncer, en algún momento la mujer se sintió cerca de la muerte. No todo el mundo lo vive de la misma manera. Y en relación a las quemaduras y la violencia de género, es también complejo porque es un hombre el que las está tatuando. Es un hombre que tatúa y son mujeres las que están mostrando su más íntimo dolor. Están semi desnudas. Muchas tienen quemado el pecho, piernas, espalda, cuello. Mostrarse delante de un tipo que no conocen, entregarse confiando en que les va a poder dar una mano, es un tema delicado. Para mi es un desafío increíble y súper gratificante. Yo vivo una recompensa gigante que no pasa por lo económico".

"Jamás me imaginé que me iba a animar a a hacer algo así porque las pieles son muy complejas. En un trabajo que lleva mucho mas tiempo que un tatuaje normal, pero es miles de veces más satisfactorio cuando se miran al espejo y empiezan a ver que -gracias a esos tatuajes- tienen una vida distinta. La mayoría de la gente con quemaduras grandes viven tapados todo el año, no hay verano para ellos, no hay pileta ni reuniones donde puedan mostrarse como el resto de la gente. Y de repente con los tatuajes los ves de vacaciones en el mar, en malla...Podría contar mil historias porque las hay, pero la devolución más grande que tengo se resume en un abrazo", subrayó el hombre que, en los ocho años que comenzó con esta iniciativa, ya tatuó a 1.723 mujeres con mastectomía.

En cuanto a los cuidados posteriores que llevan sus tatuajes, sostuvo que son los mismos a los habituales como "evitar el sol, el mar, la pileta, hidratarlo, higienizarlo". A la hora de hablar de las estéticas que graba, manifestó: "Uno trata de incorporar la cicatriz al diseño. Yo tengo un estilo y trato de respetarlo porque es lo que mejor hago y lo que me gusta hacer. Trato de no repetir los diseños, consensuarlo con la persona. En general uso tonos grises y negro porque es más duradero. Hay personas que lleva meses el tatuaje".

Hace tres años, Diego logró conseguir la personería jurídica de Mandinga Tattoo para encuadrar la iniciativa que incluye además un consultorio gratuito para colaborar con la detección temprana de la enfermedad.

"Desde hace muchos años venimos trabajando en lo social sin involucrarnos en política. La fundación no tiene ayuda de nadie, el viaje este no lo paga nadie más que nosotros mismos. Nosotros somos de las fundaciones que dan y no reciben", postuló.

Un año sabático con paradas para ayudar a sanar

En relación al viaje que emprendió el pasado 26 de diciembre con su familia, Diego contó: "En realidad me encantaría recorrer Argentina entera. Lo que pasa es que tenemos un hijo en edad escolar todavía y tenemos una fecha límite para estar afuera del país y que él pueda hacer su séptimo grado con educación a distancia. Nosotros estamos haciendo un viaje que va de Buenos Aires a Ushuaia y de Ushuaia a Alaska".

"Viajamos en un motorhome. Somos mi mujer y yo -que tenemos 50 años- y mis hijos, de 17 y 12. Ahora por unos días se sumó la novia de mi hijo, así que somos cinco. Esta vida está proyectada durante un año nomás. Si me agarrara con 10 o 15 años más calculo que no vuelvo, pero todavía tenemos hijos que se tienen que formar", remarcó, antes de hablar de cómo los trata la travesía.

Tattoo Mandinga (1).JPG

"La vida en el motorhome no es fácil. Nosotros vivimos en una casa bastante grande. La convivencia en un espacio 5x2 es muy complicado pero también tiene cosas alucinantes. En la balanza es mucho mas lo positivo que lo negativo, es acostumbrarse kilómetro a kilómetro", dijo con optimismo.

"Nosotros no somos asiduos a este tipo de viajes, es la primera vez que lo hacemos, así que aprendiendo. Ahora estamos parando en un predio de bomberos, pasa la gente, charlamos, le contamos lo que estamos haciendo. La verdad es que es muy linda la estadía. Sábado y domingo vamos a estar haciendo lo mismo en Villa Regina, que también nos invitaron. Después vamos directo a Mendoza. Todo esto no estaba proyectado y terminó pasando. Si las cosas tienen que pasar, pasan", aseguró convencido.

"En cada país que lleguemos con previa organización estaré tatuando a mujeres con cáncer de mama o con quemaduras grandes", agregó antes de recordar que su hermano continuará la labor de tatuar a mujeres con cáncer de mama en Buenos Aires mientras él esté en recorriendo y ayudando en otras geografías. Una aventura que quienes quieran podrán seguir en canal de Youtube de Mandiga y a través de Instagram en @mandingatattoo y @fundacionmandingatattoo.

Embed

La gratitud de Asociación Civil Rosa Fénix Patagonia Argentina

La llegada de los tatuajes de Diego Staropoli a La Casa de las Leyes de Neuquén está organizada por la Asociación Civil Rosa Fénix Patagonia Argentina. Mabel Toso, integrante de la misma, explicó que la actividad se planificó con turnos contrapuestos con la idea de que pueda participar la mayor cantidad de personas, tanto a la mañana como a la tarde. Las mujeres que no pudieron acercarse este jueves por la tarde para ser tatuadas, podrán hacerlo este viernes en el horario de 10 a 14:30. En tanto, quienes se perdieron la charla que se realizó este jueves, podrán tener otra chance este viernes a las 16.

"La exposición se puede disfrutar continuamente porque él no va a estar tatuando en el mismo lugar, por una cuestión de sanidad. Es muy interesante la muestra y conversar con él. La idea es que vengan a ver y a conocerlo", destacó Toso, al tiempo que agregó que quienes quieran reconstruir sus areolas mamarias pueden anotarse en forma virtual en la página oficial de la Asociación Rosa Fénix, a través de Whatsapp al +54 9 2995 55-3141 o bien acercarse a Olascoaga 560.

"Creo que esta es una forma de cerrar un capítulo, de cerrar algo, de transformarlo. Esto tiene que ver con la resiliencia, con transformar el dolor y lo malo en otras cosas más positivas", planteó antes de contar que el sábado la asociación hará una jornada de concientización sobre el cáncer de mama en el hospital de Piedra del Águila.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario