Tiempos de debate interno

Ganó Juntos. Perdieron el Frente para la Victoria y Cambiemos. Las principales fuerzas políticas de Río Negro, sin embargo, enfrentarán un escenario interno similar, obligadas a reacomodar liderazgos y acuerdos. Arabela Carreras fue elegida ocho meses antes de asumir el cargo. En ese tiempo deberá ocupar el lugar de liderazgo que hoy tiene Alberto Weretilneck. La libertad que Weretilneck le dé, o le quite, definirá la fortaleza de Juntos, que aspira a convertirse en el partido político más fuerte de Río Negro. Ayer, el mandatario quiso despejar fantasmas y aseguró que desde diciembre manda Arabela. Tiene una ventaja clara: resolverá su destino ejerciendo el gobierno. En el PJ habrá internas. Es la única certeza tras otro cachetazo electoral. El pichettismo, desplazado por Martín Soria hasta de los cargos más bajos de las listas, reclamará protagonismo y hasta la conducción del partido que lidera el Frente para la Victoria. El intendente de Roca manejó la campaña a su antojo, imponiendo en la fórmula a Magdalena Odarda, crítica histórica del kirchnerismo. Lo apuntarán todos los dirigentes descontentos. Su hermana, María Emilia, aparece como una heredera “lógica”, pero deberán soportar la tormenta. Cambiemos, muy lejos en las urnas, llegó a las elecciones con diferencias marcadas entre el PRO y la UCR. El radicalismo hizo pesar su presencia territorial e impuso la candidata a gobernadora tras amenazar con romper la alianza. Su objetivo es claro: recuperar protagonismo tras el golpe del 2011, cuando perdió el gobierno provincial tras un ciclo de 28 años. Es un matrimonio por conveniencia que le conviene más al PRO y que parece tener fecha de vencimiento.

Te puede interesar...

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído