Toda la noche esperando para inscribir a sus hijos

En las EPET, cientos de padres se agolparon en busca de un banco.

NEUQUÉN
A las tres de la mañana, cuando los más trasnochadores se estaban yendo a dormir, los primeros padres llegaron a las puertas de las escuelas técnicas de la ciudad a hacer fila para inscribir a sus hijos en primer año. Ayer era el día en que podían anotarse los que están en el radio escolar y, como en años anteriores, la demanda desbordó los cupos disponibles. Pese a las largas horas de espera en la oscuridad, hubo papás que se volvieron a la casa con las manos vacías.

Las filas más largas fueron las del oeste, donde la proporción de escuelas primarias es más alta en relación con los colegios técnicos. Allí, los primeros padres llegaron de madrugada y recién terminaron el trámite al mediodía. En los casos donde la demanda superó los bancos disponibles, los directivos siguieron el reglamento y sortearon los cupos entre los inscriptos. El método, si bien es salomónico, generó resquemores y más de un padre se fue de la escuela furioso.

En el centro, la cola más larga fue la de la EPET 8, que llegó a dar la vuelta a la esquina. Los primeros papás llegaron a las 7 y debieron esperar unas tres horas para irse con la ansiada constancia. Oscar Frassone, director del colegio, contó: "Todos los años nos pasa lo mismo, pero por suerte llegamos a cubrir a los que vienen por radio; el problema va a ser mañana (por hoy), cuando vengan los demás y les tengamos que decir que no hay lugar".

8 escuelas técnicas hay en la ciudad, frente a 32 colegios de nivel medio común.

"Por el tema del petróleo, ha explotado la demanda de las técnicas y, al menos en nuestro caso, las aulas son las mismas. Creo que por eso los padres se sacrifican tanto para anotar a sus hijos", comentó. Observó que, "de todos modos, no tiene sentido tanta espera porque, cuando no hay cupo, se va a sorteo y no importa quién llegó primero".

Adrián Guerrero, director de la EPET 7, contó que en su caso el problema fue más grave. "Tenía 8 primarias en el radio y me acaba de llegar un mail donde agregan 6 más. Voy a tener gente afuera, aún con 5 primeros años", explicó preocupado.

Al llegar a trabajar, el directivo se encontró con más de cien padres que esperaban en el ingreso a la escuela. El número se fue engrosando con el correr de las horas, lo que lo obligó a seguir la inscripción hasta las 16 y hacer un gran sorteo para ver quiénes serían los afortunados que ingresarían como alumnos.

Este año, la fiebre de los padres por las escuelas técnicas tuvo un condimento adicional. El Consejo de Educación fijó la inscripción en las EPET unos días después que en los CPEM. Así se podía asegurar primero el lugar para el chico en un bachillerato y pelear más tranquilos por una formación industrial. Pero algo no funcionó, porque igual hubo una oleada de papás desesperados buscando un banco. Y cada año son más.

FRASES
"Hay gente que se quedó a dormir acá. Yo llegué a las 7 y ahora nos dicen que quedan unos 40 afuera. Vengo porque mi hija quiere seguir arquitectura y porque yo misma egresé acá".
Melina Manrique Mamá de una aspirante a un banco en la EPET 7

"Vine a las 8 y la cola daba la vuelta a la esquina. Quiero anotar a mi nena porque le gusta este colegio y espero conseguirlo, porque a esta altura, no sé si alcanzo a inscribirla en otro".
Noemí Madre de una aspirante al primer año de la EPET 8

"Nos gusta el colegio por la comodidad de que está cerca de casa y la salida laboral. Esperaré acá para ver si quedan vacantes. En las otras escuelas el trámite se hizo antes, pero yo prefiero este colegio".
Roberto Papá de un aspirante a un banco en la EPET 8


TRES PREGUNTAS A...

Mariano Gaido
Ministro de Gobierno y Educación

1. ¿Por qué pasa esto?
A Neuquén llegan 15 familias por día a radicarse y nos encontramos con una situación en la cual se necesita un acompañamiento fuerte del Estado provincial.

2. ¿Y qué se va a hacer?
Será tarea de la Subsecretaría de Educación, el área de María Pasqualini, diagramar lo necesario para que los chicos puedan llegar a tener su banco, como siempre lo hemos cumplimentado.

3. ¿No hay manera de evitar este problema?
Se necesita una política de Estado para poder resolver la situación, pero se va a hacer lo necesario para inscribir a los chicos.

Cupo
Hasta 34 alumnos por aula

Antes de inscribir a los que viven en el barrio e hicieron la primaria ahí, los directores de las EPET tienen que anotar a los chicos judicializados, a los hermanos de los alumnos actuales y a los hijos de los profesores. Además, deben dejar un margen para los repitentes. Oscar Frassone, director de la EPET 8, indicó que los últimos en ingresar son los del radio escolar y, sólo si sobra lugar, pueden entrar chicos de otros barrios. "El límite que tenemos es la cantidad de alumnos por aula; el máximo suele ser entre 30 y 32, pero aceptamos hasta 34 por esta situación con los padres", explicó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído