Un año lejos de la pelea y alegrías esporádicas

Siempre en la reválida. El Rojo y el Albinegro no pudieron soñar en grande. La única buena de Cipo fue en el Coloso.

nEUQUÉN

El 2018 de Cipolletti a nivel futbolístico estuvo marcado por momentos. Lejos de la regularidad que suele incidir en los balances, el Albinegro debió conformarse con alegrías esporádicas. Mientras que Independiente tuvo el mérito de salvarse del descenso sin sufrir en la temporada pasada, pero repitió la historia en el segundo semestre, que lo vuelve a condenar a esperar hasta último momento en la reválida 2019.

El Rojo cerró la temporada pasada con un empate sin goles ante Sansinena que lo salvó del descenso, y el que terminó sufriendo fue Cipo, que jugó un mano a mano ante Rivadavia. Este año apostó a un plantel de mayor jerarquía, pero los resultados no se dieron, Diego Trotta dio un paso al costado y con el DT interino, Fabián Tardella, estiró la racha negativa de 10 partidos sin ganar, con cinco derrotas al hilo. Luis Murúa lo dirigirá en la reválida.

Te puede interesar...

Independiente y Cipolletti, otra vez condenados a jugar la reválida del Federal A.

Año copero

La Copa Argentina, trofeo tantas veces relegado por la institución albinegra, fue lo mejor de enero a diciembre, con el punto culminante en Cutral Co ante Arsenal el 26 de mayo. La victoria por penales ante el equipo que venía de descender a la B Nacional hacía pocos días provocó una revolución que motivó el nuevo pedido de la plaza.

El fin de la historia no fue el mejor y en la sentencia nada tiene que ver el adverso 2- 0 ante Almagro que marcó la despedida en los 16avos. de final el 19 de agosto. El partido lo suspendieron los barrabravas del equipo rionegrino.

La victoria ante Arsenal se dio con Germán Alecha en el banco de suplentes. El joven entrenador era parte del cuerpo técnico de Henry Homann que había despedido el 2017.

El paso de Duilio Botella fue tan fugaz como ineficaz en el comienzo del 2018 y la dirigencia confió en un nombre propio, al que nunca desprendió de su estructura, para mantener la categoría en la última fecha ante Rivadavia y luego para vivir el sueño copero.

Tras el receso, Alecha fue ayudante de Víctor Zwenger. De nuevo los malos resultados derivaron en el cambio de entrenador hasta finalizar con Gustavo Coronel en una racha positiva de 8 partidos sin derrotas, logrando salir de las posiciones de descenso pero con destino de reválida para el 2019.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído