Un día distinto en el COI a pura música

En el marco del día mundial de la Lucha contra el Cáncer, la presentación de la banda de jazz Bay Swing rompió la monotonía del tratamiento de los pacientes.

Las modernas instalaciones del Centro Oncológico Integral (COI) del Parque Industrial contrastaron por una hora con los atuendos de las integrantes de Bay Swing, que lograban transportar a la audiencia a una época de gloria para el jazz. Con sus canciones de la década del 20, rompieron la monotonía del tratamiento para todos los pacientes que luchan para el cáncer en ese centro de salud.

Sin cables, enchufes ni micrófonos, pero con sus instrumentos a cuestas, Bibiana, Adriana y Yin desplegaron su marcada calidez con una serie de canciones que permitieron que el público viajara en el tiempo.

Te puede interesar...

Al ritmo del contrabajo, el ukelele y una dulce voz con una cuidada pronunciación del inglés, las chicas llenaron de música al hospital de día del COI y al hall principal, donde pacientes y familiares disfrutaban de un desayuno.

“Estas actividades son importantes porque generan un ambiente confortable para los pacientes que suelen pasar varias horas en el COI”, explicó el oncólogo José Peñaloza durante el primero de una serie de conciertos que buscan romper con la rutina de atenciones en este centro de salud. Este lunes, en el Día Mundial Contra el Cáncer, las primeras notas del ciclo llegaron de la mano de Bay Swing.

“Además de la música, lo que importa es el testimonio”, dijo Bibiana Morán, mientras ajustaba los atriles en el hall de acceso. Es que, además de ser una música destacada y profesora de inglés, Bibiana es una paciente del centro oncológico y una muestra de que la actitud positiva y los tratamientos adecuados pueden darle batalla a esa dura enfermedad.

AM-Bay-Swing-en-el-COI--(5).jpg

“Yo tuve un cáncer de ovarios en estadío 4 con varias metástasis”, recordó la mujer, mientras esboza una sonrisa llena de vida, como una elocuente evidencia de su recuperación. “Vine muy mal, pero desde el principio pensé ‘yo tengo que salir de esta’ y lo pude superar”, aseguró.

La noticia cayó como un balde de agua fría para Bibiana, que hacía apenas unos años había perdido a su mamá por el mismo tipo de cáncer. Sin embargo, desde el comienzo decidió dejar el cigarrillo, cambiar sus hábitos alimenticios y encarar el tratamiento con alegría. “Yo me cambiaba y me perfumaba para venir a quimioterapia, porque sabía que venía a curarme”, relató.

¿Cuál fue el secreto para salir de esa etapa de debilidad extrema, cuando pesaba apenas 53 kilos y se desvanecía cada 3 horas? El apoyo incondicional de Yin, su esposa y también miembro de la banda, su pasado como deportista que al acostumbró a superar la adversidad y sus persistente deseo de aferrarse a la vida.

Embed

“A las personas que estén atravesando la enfermedad les digo que encuentren algo que les guste y que no se quieran curar por los demás; hay que quererse a uno y curarse por uno”, señaló Bibiana después de pintar, con las cuerdas de su ukelele, un par de sonrisas en los pacientes del COI.

LEÉ MÁS

Un salto de calidad en la lucha contra el cáncer

Cómo tratar las emociones en la lucha contra el cáncer de mama

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído