Un exceso de sinceridad

El fin de las tarifas congeladas de los servicios públicos dividió a la opinión pública entre los que consideraron la medida como un tarifazo y aquellos, defensores del Gobierno, que hablaban de sinceramiento. Así, este último grupo expresaba que mantener los precios estáticos en tiempos de un proceso inflacionario con mediciones no difundidas, pero evidentemente altas, era una mentira.

Sin embargo, los incrementos constantes de los servicios públicos terminaron por ganar la carrera contra la inflación y, en algunos casos, motivarla a fuerza de una suba en los costos de producción.

Te puede interesar...

Mientras que el Gobierno anunció un nuevo incremento para 2019, un estudio de la Universidad de Avellaneda (Undav) aseguró que Argentina es el segundo país latinoamericano donde se destina un mayor porcentaje del sueldo a pagar los servicios públicos.

Después de Venezuela, Argentina es el país donde se destina mayor porcentaje del sueldo a pagar tarifas de servicios.

Mientras que en 2015 sólo un 6 por ciento del salario se destinaba a los servicios, este mes habrá que resignar un 26 por ciento del sueldo para pagar las facturas, ya que la luz eléctrica aumentó un 3624%; el gas natural, un 2401%, y el agua, un 1025% desde que asumió el gobierno de Cambiemos. Vistos así, los porcentajes se parecen menos a un sinceramiento y más a un incremento de rentabilidad de las empresas a costa del poder adquisitivo de la mayoría que, en muchos casos, recurre a los planes de pago para abonar sus boletas.

Más allá de generar un necesario consumo responsable de la electricidad, el gas y el agua, los incrementos no hicieron otra cosa que apretar un bolsillo cada vez más desprotegido ante las subas de precios.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído