Un hombre que contribuyó al crecimiento capitalino

El ingeniero José Antonio Alonso llegó a Neuquén en la década de 1950 para la construcción del Comando y el barrio de la 6ta. División del Ejército.

Por Vicky Chavez

Fue hacedor, entre otros, del Monumento al General San Martín, cuya construcción ocupó el lugar donde estaba el Monolito.

Neuquén> El ingeniero José Antonio Alonso llegó a Neuquén en la década de 1950 con la empresa Falcone SRL para la construcción del Comando y el barrio de la 6ta. División del Ejército.
Fue hacedor, entre otros, del Monumento al General San Martín, cuya construcción ocupó el lugar donde estaba el Monolito, que debió desplazarse unos metros más en dirección Norte de la Avenida Argentina.
El ingeniero nació en Buenos Aires el 17 de junio de 1918 y falleció en mayo de 1969; era hijo de Aquilino Alonso, de origen español, y de Regina Raguzzi, italiana.
Su título era de ingeniero Civil e Hidráulica y arribó a nuestras tierras contratado por el Ejército para hacer el Comando.
Se desempeñó como profesor de Matemática y Física en la vieja Escuela General San Martín, y en la Universidad del Neuquén, con sede en Challacó.
Su variada labor se completaba con la mensuras en el interior de la provincia, puentes, campos, como atestiguan las numerosas fotografías que el ingeniero tomaba de sus obras.
Su hija Nora Lina María Rosa, quien nació en Zapala, lo recuerda y cuenta una historia romántica.
“Mis padres se conocieron porque las respectivas futuras consuegras eran vecinas en un barrio de Buenos Aires y ambas provocaron el encuentro de Luis y de Rosa Magdalena Bacigalupo (José Antonio le envió a la Capital Federal un cajón de manzanas, que fue agradecida por Rosa) con quien se casó en el año 1951”.

Otras tareas desempeñadas
El ingeniero trabajó en la empresa Falcone hasta el 31 de diciembre de 1952. Participó en la construcción de la Sede Social de Residentes Santafesinos en febrero de 1968, como consta en un pergamino de recuerdo que posee su hija.
También recibió un diploma en el Centenario de la Ley Nacional 215 de Territorios Nacionales, por su colaboración.
Asimismo fue representante técnico de la empresa Contratista Vitullo y Cía. SR Ltda. por la construcción del canal de desagüe pluvial en calle Láinez. También estuvo a cargo de las obras de la Ruta 234 Neuquén-Barda del medio.
Ingresó a la Municipalidad neuquina a fines de la década de 1950 y ocupó el cargo de secretario de Obras Públicas de la Municipalidad.

Su hija
Nora estudió en las viejas Escuelas Nº 2 y San Martín de esta capital. Se casó con Luis Daniel Moreno, con el que tuvo 3 hijos. Actualmente es directora del Hogar de Niños “Camino de Esperanza”.
Cuenta que “es una ONG creada por Ana Mon, en la ciudad de La Plata, con casas destinadas para contener a chicos  carenciados. Posteriormente fueron creadas más casas en distintas ciudades; su modalidad es crear una comisión o grupo que darán contención familiar a cadenciados, cuidando a sus hijos en el contraturno del horario escolar”.
Nora es directora del hogar que funciona en el barrio Villa Ceferino, en calles Mascardi y Ruca Choroy, y que alberga a 33 niños.
El mismo se sostiene por medios de asociados y empresas que realiza donaciones.
Este hogar hace seis años que funciona y la idea fue aportada  por Patricia Ilari, Nora Cáceres, Luis Albiger y su esposa María.
Estas familias son suministradas por Caritas, y allí reciben el desayuno, almuerzo y merienda.
Esta tarea se ve complementada con los traileres médicos -consultorios ambulantes- donde funciona el servicio para atención de los niños.
Este hogar realiza una gran tarea de contención de los niños en el horario fuera del escolar para evitar que estén en la calle mientras sus padres trabajan. Además, se han realizado talleres con las mamás.

El cuadro de la boda

En la casa de Nora Alonso se observa un gran cuadro que los obreros a cargo del ingeniero Luis Alonso le regalaron con motivo de su boda.
“Empleados y obreros de la Empresa Constructora Falcone SRL, obra Comando y barrio 6ta. División del Ejército, Neuquén. Al Ing. Alonso como recuerdo eterno de fe y lealtad, le dedican este pergamino deseándole en compañía de su flamante esposa que vuestro nuevo hogar sea un santuario en el que reine la eterna felicidad. Nqn. 5/12/51”, dice el escrito que lo acompaña.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Deja tu comentario


Lo Más Leído