Un narco y un boquetero son echados del Gobierno

Estaban empleados en los ministerios de Desarrollo Social y Gobierno.

Neuquén.- Dos hombres que eran empleados públicos se transformaron en enemigos públicos, uno liderando una organización narco y el otro, una violenta banda de boqueteros. El Gobierno los destituyó.

Puertas adentro del gobierno provincial comenzó la limpieza de aquellos empleados que ejercen como temibles criminales.

El más conocido, que lo denunció LMN en julio de 2015, es Juan Carlos Santana, líder de la banda narco que opera en el barrio Belén y Cuenca XV. El hombre era chofer del Ministerio de Desarrollo Social, dato confirmado por el propio Gobierno en su momento.

Santana enfrentó una causa federal por narcotráfico e internamente, en el ministerio, por faltas reiteradas y sin aviso hasta que finalmente presentó certificados médicos por tener una diabetes bastante crítica. De hecho, lleva más de un año sin ir a trabajar.

El hombre junto a sus hijos, Lucas y Carlos, y un secuaz, José Ampuero, fueron a juicio en mayo pasado por robo y coacción. Todos fueron declarados culpables y sólo resta establecer la pena.

Durante todo el proceso permanecieron detenidos con prisión preventiva pero a principios de esta semana a los Santana les dieron la domiciliaria hasta que se determine la cantidad de años de prisión. Si bien podrían recibir una condena en suspenso, la fiscalía ya adelantó que luchará para que sea de cumplimiento efectivo.

Desde el Gobierno confiaron que Juan Carlos Santana, el narcochofer, quedó en el tobogán de salida de la administración pública. “Una vez que le impongan la pena, no importa cuál sea, será destituido, que es lo que corresponde”, informó un funcionario provincial a LMN tras asegurar que hay que dar gestos claros a la sociedad.

El boquetero

Carlos Roberto González todos los días se presentaba a trabajar en el Ministerio de Gobierno y Justicia. Sus compañeros no sospechaban, al menos eso trascendió, de que el hombre tenía un pedido de captura por dos condenas, una de 8 meses en suspenso y otra de cumplimiento efectivo, ambas por robo calificado. Además, nadie imaginaba que detrás de ese trabajador había un tipo violento que integraba una banda de boqueteros y que cargaba un arma que estaba dispuesto a usar.

González cayó a principios de semana, tras 14 allanamientos que realizó Delitos. En medio de la audiencia de acusación reconoció que trabajaba en dicho ministerio.

Como boquetero quedó vinculado a unos cinco hechos perpetrados en los dos últimos meses por unos 540 mil pesos.

Los fiscales Sandra Ruixo y Maximiliano Breide Obeid lo acusaron a González y a dos cómplices más por robo calificado y se solicitó cuatro meses de prisión preventiva que le otorgó la jueza María Gagliano. El viernes se ratificó la preventiva y ayer desde el Gobierno salieron a confirmar el despido del peligroso delincuente.

“A Carlos Roberto González le dimos de baja hace 72 horas, es decir, no bien tomamos conocimiento de su situación judicial se labró el decreto de su destitución, por lo que ya no pertenece más al estado provincia”.Mariano Gaido. Ministro de Gobierno y Justicia de Neuquén

La comuna limpió a dos delincuentes

El municipio de la ciudad fue el que marcó el paso respecto de los empleados públicos vinculados a la delincuencia. Ya echaron a un ladrón de casas y recientemente a otro hombre que advertía a las cuevas de alcohol que las iban a allanar.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído