Un paseo por el muelle, entre barcos y marineros

Si no da para la playa, en Las Grutas la gente se escapa a San Antonio.

Las Grutas
La intensa actividad que se desarrolla en el muelle de pescadores de San Antonio es un atractivo especial para los turistas. Cerca de 30 barcos operan en el establecimiento portuario, bautizado Heleno Arcángel, en homenaje a un recordado pescador de la zona.
El movimiento de navíos, que surcan aguas del golfo San Matías, genera la curiosidad sobre todos aquellos visitantes que llegan desde lugares alejados al mar.
Habitualmente mucha gente se acerca al lugar para presenciar las maniobras que efectúan las embarcaciones, algunas de ellas riesgosas. Pero gran cantidad de público se observa cada vez que el día no es ideal para disfrutar la playa. Eso sucedió ayer, con el sol oculto bajo las nubes.
Los mejores momentos son cuando se produce la pleamar, y los buques ingresan a puerto con sus bodegas cargadas con merluza o langostinos, las dos especies que más se captura.
Comúnmente los barcos atracan acompañados por lobos marinos, que esperan que les arrojen alguna pieza o desperdicios. Niños y grandes se deslumbrarán con las piruetas que acostumbran realizar los animales en busca de una presa.
Una vez hecho el amarre, descenderán los marineros con signos de haber hecho un trabajo rudo. Uno a uno bajará por las estrechas escalinatas. Luego los estibadores seguirán con las maniobras de descarga de lo pescado, en cajones de plástico repletos de hielo molido que retirará una grúa para dejarlos en un camión que los llevará a las plantas de procesamiento de la localidad.
Para el visitante es un verdadero espectáculo, que también puede tornarse peligroso ya que los bultos son pesados y se manejan con grúas de altura. Por eso, los efectivos de Prefectura se encargan de alejar a los espectadores, pues se aproximan con la intención de tomarse fotografías o simplemente saciar su curiosidad.
En bajamar también en singular el recorrido, pues el agua se retira por completo y las embarcaciones quedan apoyadas en seco, sobre las banquinas del muelle. Entonces se puede apreciar la magnitud de los casos, y hasta dónde se sumergen al navegar.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído