Un sonido que cambió el día

El taxista baleado lucha por su vida mientras se mantenían los cortes en protesta por más seguridad.

El sonido seco de un disparo a las 3:30 del sábado en el barrio Villa María marcó la jornada de todos los neuquinos. Mientras Pablo Sánchez, el taxista baleado, peleaba por su vida, sus compañeros se movilizaron, reclamaron y cortaron calles y rutas durante todo el día.

La indignación propia de la dramática situación los impulsó a visibilizar un reclamo de vieja data, como es el monitoreo satelital, llevándose puestos los derechos del resto de los ciudadanos que se movilizaban por la Ruta Nacional 22 y la Ruta Provincial 7, pretendían llevar a algún familiar al aeropuerto o salir de compras a un hipermercado.

Te puede interesar...

Por momentos, la protesta, de la que también muchos aprovecharon para sacar una bocanada política por las redes y otros tirar un “palito” en la interna existente en el gremio de los tacheros, tuvo ribetes “anarquistas” en los que se decidía quién podía transitar y quién no, además de que a pesar de los esfuerzos de las autoridades provinciales y municipales por destrabar la situación, todas las chances quedaron bloqueadas por la ausencia de un “compromiso” firmado por parte de los interlocutores que se llegaron al puente carretero, epicentro de la protesta amarilla que al cierre de esta edición llevaba más de nueve horas.

¿Se puede pedir cordura ante el dolor? Complicado. Sin embargo, es importante respetar el derecho de todos, más allá de la trillada frase de que “tu derecho termina donde comienza el de los demás”.

Entonces, será importante sentarse, dialogar y abordar en serio el tema de la seguridad en una ciudad que está cambiando, que está creciendo.

Y eso no es responsabilidad de la Provincia o de la Muni, de la Policía o la Justicia, de un color o de otro: es de todos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído