Un tachero y dos empleados públicos víctimas de sextorsión

Todos pagaron $5 mil para que no difundieran sus fotos sexuales.

POR GUILLERMO ELIA / policiales@lmneuquen.com.ar

Haciendo sexting por Facebook, tres neuquinos cayeron en la trampa de una mujer con la que intercambiaron fotos de alto contenido sexual y erótico. Tras morder el anzuelo, fueron extorsionados y, si no pagaban un rescate, las imágenes serían difundidas entre todos sus contactos de la red social. Parados ante las puertas de un escándalo, todos accedieron a pagar y ahora la Justicia y la Policía investigan los casos, pero con posibilidades casi nulas de dar con la hábil extorsionadora.

Estos son los tres casos que pudo relevar LM Neuquén, pero los pesquisas están convencidos de que son muchos más los hombres que pisaron el palito y no quieren denunciar por pudor, y además porque en muchos casos son casados.

Hace casi dos décadas el sexting (mensajes sexuales) ganó terreno a partir de los SMS. Con la estandarización de los celulares inteligentes y el amplio crecimiento de las redes sociales, esta práctica estalló y la delincuencia, siempre a la vanguardia y atenta a las nuevas tendencias tecnológicas, incursionó en lo que hoy se denomina sextorsión, es decir, la extorsión a partir de fotos o videos sexuales.

La maniobra

En los tres casos que fueron denunciados, las víctimas cayeron de la misma manera. Se trata de un taxista y dos empleados públicos de Neuquén cuyas identidades permanecen bajo reserva.

“En la red social Facebook recibieron una solicitud de amistad de una supuesta mujer de unos 30 o 35 años muy linda. Parecía una modelo”, confió un investigador del caso a LMN, quien supone que se trata de un perfil falso.

Seducidos por la foto de la mujer, iniciaron un chat hablando de la vida y las actividades a las que se dedicaban. Hasta ahí nada estaba fuera del típico diálogo con el que se inicia una relación.

Con el correr de los días se giró al sexting. En medio de mensajes eróticos y sugerentes, la joven mandó fotos muy sensuales y alentó a los hombres a que le enviaran imágenes similares.

p10-pieza.jpg
El virus se propaga cuando el usuario hace clic sobre la imagen pornográfica que aparece en su muro de Facebook.

Casi sin dudar y muy entusiasmados, las víctimas picaron y comenzaron a enviar fotos que en principio eran sugerentes pero después bastante explícitas. Excitados por el intercambio y las fotos que recibían de la joven, los hombres comenzaron a ver la posibilidad de encontrarse y ahí la mujer les decía que estaba en Costa de Marfil. Luego, las víctimas recibían un mensaje que los hacía caer en la realidad de que habían sido timados por una audaz extorsionadora.

En el mensaje, la mujer les pedía 5 mil pesos que debían transferir por la empresa Western Union en una cuenta bancaria, de lo contrario las imágenes serían distribuidas entre todos los contactos que el hombre tenía en su facebook.

Ante la posibilidad de terminar envueltos en un escándalo y con una ruptura familiar, las víctimas realizaron la transferencia y luego bloquearon el contacto. Lo cierto es que los investigadores determinaron que la cuenta bancaria no era de Costa de Marfil, sino de la localidad de San Vicente, Buenos Aires.

Las causas siguen abiertas, pero las posibilidades de dar con la timadora son casi nulas, por lo que recomiendan no intercambiar fotos sexuales con personas desconocidas.

La maestra de la nena de 5 años vio tres imágenes porno de la nena en un grupo de Whatsapp y por eso enseguida hizo la denuncia correspondiente.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas



Lo Más Leído