El clima en Neuquén

icon
Temp
79% Hum
La Mañana envases

Una ecotienda sin envases para comprar sin generar basura

Sebastián y Carolina crearon un almacén surtido pero sin envases. Buscan mejorar el impacto ambiental y social del consumo.

Dueños de una conciencia ambiental casi innata, Sebastián Petricio y Carolina Módena sabían que en cada compra de supermercado cargaban dos cosas en el changuito: los alimentos que iban a consumir y los envases de un solo uso que en apenas un par de minutos iban a convertirse en basura. Para romper ese esquema de consumo lineal crearon Almacén B, una ecotienda sin envases que propone regresar a las compras a granel para dejar los residuos de lado.

“Siempre tuvimos conciencia ambiental y teníamos la idea de que exista una tienda sin envases; era una idea que estaba boyando y como veíamos que no sucedía, nos decidimos el año pasado a hacerlo nosotros”, explicó Sebastián, que es ingeniero químico y combina la atención en el almacén con trabajos como consultor independiente.

Te puede interesar...

Carolina, su pareja, trabaja en el área de recursos humanos en una compañía de la zona y, entre los dos, se reparten sus horas juntos a dos empleados para brindar una atención completa en el local de Juan B. Justo al 500, donde se combina la vieja venta de productos a granel con un cuidado diseño que busca generar una experiencia distinta en el usuario.

SFP Almacen productos sueltos (9) (1).jpg

“Cuando creamos la ecotienda teníamos miedo de que a la gente le pareciera un poco incómodo en relación al supermercado tradicional”, afirmó el emprendedor. Es que Almacén B propone otra forma de comprar: no se trata de agarrar productos y cargarlos en un carro. En este local, en cambio, hay que llevar envases propios y pesarlos primero para restar ese valor de la cuenta que se paga al final.

A pesar de los miedos, los clientes se adaptaron con facilidad, y muchos destacan la estética del local y la variedad de productos que permiten tener una experiencia distinta a la hora de consumir. Sebastián y Carolina quisieron crear un lugar que no envidiara nada de los supermercados, y en Almacén B se pueden comprar harinas, aceites, legumbres y frutos secos. También alimento para mascotas, productos de limpieza y hasta elementos naturales de higiene personal. Todo sin envases.

“Trabajamos mucho con proveedores locales, tratamos de conocerlos y tener una relación con ellos, por eso todavía no incorporamos los productos frescos, porque no queremos contactar un proveedor y traer cualquier tipo de producto; queremos conseguir los envases más grandes para poder fraccionar sin generar residuos”, afirmó Sebastián.

La pareja llamó a su local Almacén B porque querían generar la experiencia de consumo de los almacenes de antes, donde la venta solía ser a granel. La letra B remite a las empresas de tipo B, que buscan generar un impacto positivo en tres niveles: el económico, el social y el ambiental.

“De nada sirve tener ganancias si contaminás o si generás pobreza”, aseguró Sebastián. Por eso, buscan evitar el impacto ambiental de los plásticos y envases de un solo uso, al tiempo que fomentan la producción local y los métodos de fabricación y cultivo más amigables con el ambiente. En el aspecto social, en cambio, se esmeran en la contratación de proveedores y mano de obra neuquina.

También se proponen una política de desperdicio cero. “Acá podés venir y comprar 10 gramos si necesitás; mucha gente tira comida porque en los supermercados están obligados a comprar medio kilo de un producto que se les termina venciendo en la alacena”, expresó.

Por ahora, el almacén no ofrece servicio de delivery. En cambio, proponen una cuidada atención de la mano de un trabajo de diseñadores gráficos e industriales, para que transitar por los estantes del almacén sea una experiencia en sí misma. También reciben asesoramiento para cuidar la seguridad alimentaria y que los clientes puedan interactuar con los productos, servirse y elegir, pero sin contaminar los alimentos.

SFP Almacen productos sueltos (6) (1).jpg

Por una cuestión de escalas, en muchos casos les resulta difícil competir con los precios que ofrecen los supermercados. Sin embargo, el emprendedor aseguró que hacen su mayor esfuerzo para que los clientes no tengan que pagar más caro por su compromiso ambiental, y hay algunos ítems que incluso representan un ahorro para los consumidores.

“Hay una franja que sólo piensa en el precio, pero también hay gente más joven que tiene otro método de consumo y que valora más el compromiso ambiental”, dijo Sebastián y agregó que el objetivo a largo plazo es que este tipo de ecotiendas se repliquen por toda la ciudad y que el método más normal de compras sea a granel y no en presentaciones ultra envasadas como las que proponen los supermercados.

“Queremos que esta comunidad crezca”, afirmó y agregó que desde el almacén buscan que los clientes no tengan que hacer un viaje extra al supermercado porque no consiguieron todo lo que buscaban. Por eso, trabajan para sumar productos frescos y más alternativas para surtir a los consumidores y premiarlos por su vuelco al consumo responsable.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

9.009009009009% Me interesa
78.378378378378% Me gusta
2.7027027027027% Me da igual
3.6036036036036% Me aburre
6.3063063063063% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario