El clima en Neuquén

icon
15° Temp
28% Hum
La Mañana Pandemia

"Una pandemia es un fenómeno social que involucra nuestro comportamiento"

El sociólogo Daniel Feierstein hace un balance social y político de la crisis desatada por el Covid y sostiene que hay que priorizar la construcción de lazos solidarios.

Indagar en los comportamientos sociales y políticos frente a la aparición del coronavirus ha sido el objetivo abordado por el sociólogo Daniel Feierstein en su libro Pandemia (Fondo de Cultura Económica).

En diálogo con LM Neuquén el analista precisó que el libro trata de aportar herramientas para entender que una pandemia es un fenómeno social “porque involucra nuestro comportamiento” y entender “qué nos pasó y cómo contamos lo que nos pasó durante este año y medio”.

Te puede interesar...

En su libro, el investigador del CONICET, docente de la Universidad de Tres de Febrero y especialista en estudios sobre genocidio, despliega un análisis de las disputas por las representaciones de la realidad que emergieron durante la pandemia.

¿En qué momento social estamos hoy frente a la pandemia?

Observo todo con mucha tristeza. Tengo la sensación que fue una situación de una profunda degradación no sólo en términos sanitarios sino también sociales. Al principio estaba la idea de que la salud de la población era lo más importante y que a la pandemia se la afrontaba juntos y que requería una profunda solidaridad y articulación, como por ejemplo cuando un día salieron todos los diarios con la misma tapa o el nivel de colaboración política de ese primer mes. Luego eso se fue degradando y llegamos a una situación opuesta, del sálvese quién pueda y con niveles altísimos de naturalización y negación.

Uno de los capítulos centrales de su libro es el negacionismo de una parte de la sociedad sobre la gravedad de la pandemia.

Como seres humanos tendemos a negar lo que nos pone en peligro, lo que puede ser desagradable. Ahora bien, el primer punto que me preocupa es si como sociedad aprendemos que la respuesta no es colectiva y no es solidaria ante una catástrofe, incorporamos que la respuesta no es colectiva y no es solidaria ante nada.

Me parece que ahí hay mucho para revisar y tratar de revertir como sociedad. El segundo punto es este mal balance que hemos hecho. Siento que países negacionistas tuvieron un balance mejor porque hubo mucha población en Estados Unidos, Brasil y Suecia que han enfrentado y han cuestionado esa mirada negacionista del gobierno que incluso les ha costado electoralmente. Le ha costado a Trump y muy probablemente le cueste a Bolsonaro y a la socialdemocracia sueca. Está la posibilidad de que el dolor y el sufrimiento se ha constituido en un aprendizaje, pero en la Argentina se ha dado una situación rara donde al gobierno se lo critica por lo que hace bien y no hay críticas por lo que hizo mal.

—¿Por ejemplo?

Hay críticas sobre el plan de vacunación que ha sido muy bueno pero no hay críticas por lo que hizo mal como la incapacidad de gestionar los ingresos de viajeros, las restricciones, haber permitido una circulación enorme del virus y un nivel de muerte altísimo. Las críticas son si se compraron o no las vacunas de Pfizer, cosas que, a mi modo de ver, son irrelevantes.

La sociedad frente al virus. En su libro, Daniel Feierstein, investigador del CONICET, docente de la Universidad de Tres de Febrero y especialista en estudios sobre genocidio, despliega un análisis de las disputas por las representaciones de la realidad que emergieron durante la pandemia.
daniel-feierstein-02.jpg

En cuanto a la fluctuación de las reacciones de la sociedad, usted señala que cuando todos salían a aplaudir al personal de salud, el contagio estaba controlado porque había una hegemonía del cuidado.

Me llama mucho la atención que no se haya reivindicado salarialmente al personal de salud de modo serio. Se han dado bonos simbólicos que en verdad es totalmente insultante en situaciones donde ha habido una sobrecarga laboral y psíquica feroz además de las muertes. Tenemos una escala de valores totalmente invertida que tenemos que empezar a revisar donde parece que el principal problema es el de una familia que no pudo mandar a sus hijos a clases por un par de meses.

El personal de salud necesita mucho más que el aplauso, que con el tiempo desapareció, sino un reconocimiento real porque es un sector que venía castigado económicamente.

Al principio estaba la idea de que la salud de la población era lo más importante y que a la pandemia se la afrontaba juntos. Luego eso se fue degradando y llegamos a una situación opuesta, del sálvese quién pueda y con niveles altísimos de naturalización y negación Al principio estaba la idea de que la salud de la población era lo más importante y que a la pandemia se la afrontaba juntos. Luego eso se fue degradando y llegamos a una situación opuesta, del sálvese quién pueda y con niveles altísimos de naturalización y negación

Después eso se desplomó y avanzó el descuido, el relajamiento y enfrentarse a las medidas y restricciones.

Cuando todo queda librado a la responsabilidad individual se produce una forma de quiebre del lazo social donde cada uno siente que está solo ante el sufrimiento. Considero que esto es muy grave en términos sociales. Una sociedad como la Argentina que sabemos que el apego a la norma es muy bajo, ya desde ese momento que es el modo en que ingresó el virus, que ingresó una variante, el modo que parece que ingresa otra nueva cepa que es altamente contagiosa como la Delta de la India, irradia hacia un montón de otras prácticas. En el sentido de cómo convencernos de que en definitiva solo contamos con nosotros y esto para una sociedad es muy tremendo.

Por eso digo que es como muy destructor de la propia comunidad creer que ante la incertidumbre, el sufrimiento y ante una catástrofe solo contamos con nosotros o con nuestros seres queridos.

Se supone que el sentido de vivir en comunidad es poder darse una mano en los momentos cuando las cosas están mal y me parece que estas cuestiones debemos revisarlas urgentemente. Hay que ser capaces de aprovechar ciertos aprendizajes para priorizar la construcción de lazos solidarios, para priorizar una sociedad más justa.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

10.869565217391% Me interesa
71.739130434783% Me gusta
0% Me da igual
17.391304347826% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario