Una raya le clavó su aguja a un buceador y lo mató

Ocurrió en un acuario de Singapur. La víctima tenía experiencia.

Singapur
Una raya mató a un hombre de 62 años que estaba dentro de un estanque en un acuario de Singapur. Philip Chan, uno de los pocos empleados que quedaban en el acuario que cerró sus puertas en junio, preparaba a los animales para una exhibición cuando una de las rayas le clavó el aguijón en el pecho. La aguja le atravesó el pecho y murió en el Hospital General de Singapur. “Fue un accidente trágico”, dijo en un comunicado Haw Par Corporation, la empresa que gerenciaba la atracción. El acuario ha frenado su programa de relocalización y está bajo investigación.

5000 sumergidas tenía en su historial Philip Chan, el buceador de 62 años.

Chan era un buceador experimentado, con alrededor de 5000 sumergidas en su historial. Su contrato con Underwater World de Singapur finalizaba a fin de mes. Los colegas describieron a Chan como amable, tanto con las personas con las que trabajaba como con los animales. Los trataba como sus bebés y hasta se vestía como Santa Claus durante sus nados en las fechas de festividad. En junio de este año, Underwater World cerró sus puertas luego de 25 años. El acuario no podía ya competir con las nuevas atracciones con las que comparte la isla en la que se encuentra. Unas pocas especies, no todos los animales, fueron relocalizados ese mes al Chimelong Ocean Kingdom de China.

Las estadísticas marcan que las muertes por una púa de estos animales son poco frecuentes. A pesar de que las rayas están “armadas” con aguijones que tienen una proteína nociva, suelen ser dóciles en el contacto con los humanos. Desde 1991 a 2001 hubo sólo dos muertes de este tipo por veneno de criaturas marinas, según un estudio del Centro de Control de Enfermedades. Los reportes de picaduras no fatales sí son más frecuentes. Suelen ser 1500 al año en los Estados Unidos, pero la mayoría se produce por pisar a estos animales, que se encuentran camuflados en la arena en el fondo del mar y que, al sentirse en peligro, se defienden con su púa.

La de Chan recuerda la muerte del documentalista Steve Irwin, quien en 2006 sufrió un ataque similar de una raya. El pez penetró a Irwin en el pecho: murió cuando le sacaron la aguja.

¿Accidente?
“Fue un accidente trágico. Lamentamos la pérdida de un gran profesional y de un gran ser humano como Philip Chan. Les damos nuestras condolencias a su familia”.
Comunicado oficial De la empresa Haw Par Corporation

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído